Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


�Qu� hacer con un troll?

Supongo que todos los presentes est�n familiarizados con el vocablo «troll«. En internet, se ha dado en llamar a lo que vulgarmente podr�amos denominar «tocapelotas» en el mundo real.
A m� en particular me ha dado siempre miedo calificar a alguien de «troll». He visto en demasiados sitios (foros, blogs, etc, etc.) que en cuanto alguien llevaba la contraria a la corriente dominante se le tildaba de «troll» y, en cuanto dos o tres lanzan ese grito, est�s condenado independientemente de la raz�n que pudieses tener o del tono que estuvieras usando en la discusi�n. Vamos, como el «ï¿½es una bruja!» en la edad media, daba igual lo que hubieras hecho o dicho, que ibas de cabeza a la hoguera.
Pero hay casos que no se entienden. Cuando alguien entra en una discusi�n sin venir a cuento, sin argumentos, con alusiones personales, sali�ndose del tema… cuando a los intentos conciliadores responde con m�s alboroto… cuando tiene un �nimo descalificador… cuando insiste aun cuando le das la raz�n… �qu� otra cosa puede ser?
Dicen que lo que hay que hacer es «no alimentar al troll». Es decir, ignorarle. Pero… �y si te despistas y cometes el error de darle cancha la primera vez? Te ves enfangado en una discusi�n de besugos. Y en alg�n momento hay que parar…
En fin, no s�. Como dec�a en los comentarios de un post anterior, soy esencialmente egoc�ntrico. Llevo regular tirando a mal las cr�ticas. Aun as�, procuro «encajarlas» aunque no me gusten. Pero que me toquen las pelotas gratuitamente no. Y menos un d�a como hoy. Y no dir�is que no lo avis� que hoy estaba especialmente susceptible…

6 comentarios en “�Qu� hacer con un troll?”

  1. El nivel de susceptibilidad suele estar en consonancia con el alto concepto que cada uno podamos tener de s� mismos…A usted le leo susceptible en grado sumo…Una adecuada dosis de realidad puede atemperar los rigores de una exacerbada egolatr�a…Pase m�s tiempo con su hijo, por ejemplo…y me cuenta…
    Adem�s, qu� culpa tiene el troll de ser como es???
    Agur.

    Responder
  2. Es interesante tu post, sobre todo cuando p�gians como Cecilidades -creo que se llamaba as� la p�gina, ella desde luego Cecilia- desaparecen por acoso y derribo.
    Libertad de expresi�n.
    Bueno, tu amigo Dans se plantea el tema de los comentarios y la negaci�n de acceso a otras opiniones en lo que incurren otras p�ginas emblem�ticas. S�, un troll es un co�azo, la verdad. Pero es tan f�cil borrar sus comentarios. �No?

    Responder
  3. Galufante, �y qu� culpa tengo YO de que el troll sea como es? Que se vaya a molestar a su casa, �no?
    Thalasos, desde luego es f�cil borrar comentarios. Ahora bien, el l�mite entre el «tocapelotas puro» y el que discrepa en tono elevado puede ser muy difuso…
    De todas formas, var�a la cosa entre borrar comentarios aqu� (donde yo soy «due�o y se�or») o en los blogs colectivos en los que participo (el Salm�n o VayaTele) donde, al ser espacios m�s «p�blicos» y donde las acciones repercuten al colectivo hay que andarse con m�s cuidado. Si alguien dice por ah� «en Vida de un Consultor me han borrado un comentario» no tengo mayor problema, pero si alguien va diciendo «en el Salm�n borran comentarios» entonces s� tengo m�s problema, yo y la empresa que est� detr�s.

    Responder
  4. Yo creo que ah� est� la fuerza del blog. Cuando lees un blog es porque te gusta como escribe el blogger, los temas que plantea y los comentarios que incita a dejar a la gente. Yo, particularmente, creo que si borras comentarios que nada tienen que ver, te lo agradezco ya que te leo a ti y a tu estilo. Para discusiones vanales ya est� la televisi�

    Responder
  5. A veces s� que es verdad que la frontera entre troll y voz discordante es difusa… Sin embargo, si hablas de lo que creo que hablas, a m� me pareci� un troll (iba a contestar pero ya borraste los comentarios). Aprovechar cualquier detalle (como hablar de un programa repetido, vaya pecado mortal!) para hacer un acoso y derribo me parece excesivo.
    Supongo que a todos nos molesta que se nos critique, pero hay una diferencia entre la cr�tica razonada y la pataleta. Y si no te gusta un blog, no lo leas, digo yo.
    Y para subirte un poco el ego (aunque creo que no te hace falta :P), que sepas que me gustan mucho tus reflexiones televisivas en Vaya Tele 😉
    salu2

    Responder

Deja un comentario