Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Chafúuuun!!!

En un programa de radio deportivo de la Cadena SER, una cadena de radio perteneciente al «poder f�ctico facilmente reconocible» (Aznar dixit, por el Grupo PRISA), hacen publicidad de distintos productos/servicios con un estilo que es, tambi�n, facilmente reconocible. De hecho, el periodista que los lidera (Pepe Domingo Casta�o) ha recibido un premio Ondas precisamente por este enfoque de la publicidad.
Uno de los apartados publicitarios se refiere a un balneario/ciudad de ocio del levante espa�ol. La cosa va mas o menos as�; el locutor dice «Es un lugar donde puedes llevar a tu familia y todos juntos hacer:» (y entonces, todos los presentes en el estudio gritan a coro, simulando el ruido del agua al sumergirse toda la familia) «CHAFUUUUN».
Pues eso mismo, «Chaf�n», es lo que estoy haciendo en estos mismos momentos. Sumergirme, de cabeza, en el charco en que se ha convertido mi trabajo en estos d�as de ausencia. Que quieras que no, uno desconecta un poco, y volver a conectar a toda prisa tiene sus inconvenientes!!! Pero ah� est�n compa�eros y clientes para evitar que tengas un «soft landing».
As� que nada, de cabeza y «chaf�nnnnn!!!!!»

2 comentarios en “Chafúuuun!!!”

  1. Esto del chaf�uuun me recuerda a aquella frase que alguien dijo una vez de «el pez no sabe que est� en el agua hasta que le sacas de ella»
    Como el pez, vivimos sumergidos en nuestro mundo y rutina diarias. A veces nos sacan del agua, es decir, salimos de ese mundo y comprobamos que hay cosas diferentes, otras formas de vida, otros tipos de felicidad… A veces basta con salir a la calle a eso de las 6 de la tarde y ver como hay gente que pasea, que va de compras (cosa reservada habitualmente a los fines de semana, al menos en mi caso), que queda a charlar y tomar algo con un amigo….en definitiva, vida.
    Nosotros mientras tanto seguimos en nuestras aguas hasta que, alg�n d�a, alguien nos saque de ellas.

    Responder

Deja un comentario