Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


De regreso

Ya estamos aqui. Algunos, porque otros muchos (a juzgar por lo bien que se circulaba por las calles de esta ciudad) siguen disfrutando de vacaciones o, al menos, de vida relajada.
Cada uno enfrenta las vacaciones de una manera. Para algunos, es el momento de hacer cosas que no pueden hacer durante el a�o: viajar, leer… Unos buscan el alboroto, otros buscan la tranquilidad, unos la hiperactividad y otros el relajo extremo…
Para mi suelen ser periodos de reflexi�n. Por encima de la actividad concreta que haga (que va desde dormir como un bendito a hacer m�s kil�metros que los Reyes Magos), las vacaciones significan salir de la rutina del d�a a d�a y, por lo tanto, una especie de «viaje astral» que me permite observar desde fuera, y de forma cr�tica, mi otra vida, la de todos los d�as.
Quiz�s no sea el mejor momento para tomar decisiones: con la distancia, las cosas parecen m�s f�ciles, m�s sencillas. O quiz�s, por eso mismo, sea el momento de tomarlas: abstray�ndonos de los detalles, podemos tener una visi�n clara de la esencia de las cosas. Lo que de verdad importa.
�Veis c�mo me pongo muy reflexivo?
��Feliz a�o nuevo a todos!! Y que las decisiones y los buenos prop�sitos consigan imponerse a la inercia.

1 comentario en “De regreso”

  1. Bienvenido a 2006 y enhorabuena por tener vacaciones. Gracias, muchas gracias porque tu gusto por la reflexi�n nos garantiza «una mano amiga» para recorrer este nuevo a�o.
    Disfruta y luego… cuenta, cuenta.

    Responder

Deja un comentario