Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


5 comentarios en “Discreción ante todo”

  1. Qué gran verdad! Y qué cosas más interesantes se averiguan en aviones, ascensores y similares…Yo procuro acordarme de esa gran verdad pero seguro que también he dicho cosas impropias en lugares inadecuados…
    Os regalo una imagen, un avión, creo que era a Paris, el de al lado abre el portátil y se pone a trabajar sobre una presentación con un «confidencial» gigante por todos los lados, sobre…. misiles (sí de los de verdad, de los de armas…). No era un tema que me interesara mucho pero no parece un tema como para trabajarlo en un avión al lado de una desconocida…
    También me he encontrado a la competencia hablando de lado a lado del pasillo en un avión de los proyectos que iban a comprar… seguro que bajo un bonito contrato de confidencialidad… en fin.. tened cuidado con lo que decís…

    Responder
  2. Yo es una de las primeras cosas que digo a los «jovenes» que se incorporan a la empresa. De hecho en la última versión del manual del empleado el tema de la discrección en lugares públicos está marcado en negrita. ¡Y lo peor es que siguen sin aplicarse el cuento! Imagino que hasta que no les pongan la cara colorada en el Metro o en el ascensor no aprenderán…

    Responder
  3. Os diré que vendí un contrato de Consultoría de más de 100 millones de pesetas a ENDESA (hace años de esto) por la indiscrección de un Junior mal pagado y tratado en una Consultora que quería ser importante. Era compañero de doctorado con él..y me contó que lo habían llevado a ENDESA…con u proyecto de ….Nada más llegar a mi oficina llamé a mi Jefe y dispusimos todo…a los 15 días el proyecto era nuestro….

    Responder

Deja un comentario