Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Dónde tienes la cabeza

El otro día, en la conferencia que referenciaba, aparecía esta imagen que he conseguido encontrar por otro sitio. Me gustó mucho, porque refleja una tendencia malsana que en mayor o menor medida todos tenemos: a tener la cabeza alejada del momento que vivimos. Y eso tiene poco o nada de positivo. Simplemente nos impide concentrarnos y disfrutar de lo que hacemos. Así que creo que un buen hábito a desarrollar es que, cuando estemos haciendo algo y notemos que nuestros pensamientos se van a otro sitio, nos forcemos a devolverlos a su cauce. No es ya una cuestión de productividad (que también) sino de higiene mental. Como dice el chiste, si estamos a perretxikos estamos a perretxikos.

4 comentarios en “Dónde tienes la cabeza”

    • Si es que está todo inventado :D. Lo que pasa es que muchas veces oyes hablar de «budismo», de «meditación», de… y parece que te estén hablando de cosas un tanto esotéricas, «cosas raras». Cuando, en realidad, es puro sentido común. Lo que pasa, también es cierto, es que esa capacidad de «dominar la mente» y reconducirla cuando vemos que «nos escapamos» es algo que hay que practicar, no es sencillo.
      Gracias por el enlace!

      Responder

Responder a Isabel Cancelar la respuesta