Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


El anuncio de mi despedida

Bueno, pues ya est� cerrado el cap�tulo de la comunicaci�n de mi salida de mi actual empresa.
Todo comenz� por mi jefe directo (de hecho, al �nico al que considero con ascendente sobre m�, el �nico al que puedo/quiero considerar «mi jefe»). �l ya sab�a de mis inquietudes hace tiempo, de hecho cuando me reclut� hace 3 a�os ya le habl� de ello. En enero de este a�o ya le dije que empezaba a notar que mi ciclo se estaba agotando… l�gicamente, a �l fu� al primero que le coment� la posibilidad real de mi salida all� por finales de abril. Le tengo que agradecer (aparte de muchas otras cosas a lo largo de los a�os que hemos trabajado juntos) la forma en que me habl�: no como «mi jefe» sino como mi amigo. Y su elegancia (nada fingida) para conmigo. Lo que s� acordamos era, una vez que fijamos la fecha de salida para final del curso, ser discretos hasta que estuviese m�s avanzado todo.
Y as� fuimos, discretos. S�lo se lo coment� a otro gerente con el que trabajo: me estaba contando que estaba planificando las incorporaciones del a�o siguiente, que estaba complicado, que le ped�an muchas justificaciones… y me pareci� injusto no decirle que deb�a contar con una vacante m�s, as� que simplemente le dije que me iba. Con �l no coment� muchos detalles ni del «por qu�» ni del «a d�nde»; la confianza nunca lleg� a tanto. S� le ped� discrecci�n. Es un buen t�o, y tambi�n la guard�.
Luego fu� una compa�era/amiga con la que llevo trabajando ya unos cuantos a�os. No quer�a que se enterara cuando todo el mundo. As� que fu� a dec�rselo… pero me dijo que ya sab�a. Cosas de tenerla como contacto en Linkedin, donde cito este blog… en fin, que aunque no me le�a habitualmente, «algo» se ol�a. Algunas son unas brujas (en el mejor de los sentidos, if any) 🙂
Lo siguiente era hablar con el socio. Gran pereza. Mi jefe me lo facilit�, ya que se lo coment� �l de refil�n en la semana previa a las evaluaciones. As� que simplemente entr� al lunes siguiente, le dije «ya me han dicho que te lo han contado» y charlamos cinco minutitos al respecto. Cort�s, educado, «me va a dar mucha pena», besos y abrazos… en fin, ya se sabe como son los socios de «bienquedas». No sent� demasiado calor personal. Tampoco lo esperaba, ni lo necesitaba. Honestamente, era un tr�mite para m�, y creo que tambi�n para �l.
Y a partir de ah�, resto del equipo: primero mis colaboradores m�s directos (sorpresa generalizada, creo que alegr�a sincera y buenos deseos), y luego el resto del grupo que, francamente, en la mayor�a de los casos tampoco me generaban ninguna gana de dar demasiadas explicaciones. En este grupo, reacciones de todo tipo: todas cordiales (dentro de las m�s variadas gamas de frialdad-calidez, aunque tirando a lo primero) que creo escond�an cierta incredulidad (�c�mo va a dejar esto?), en algunos casos cierto desd�n (pobre, no lo ha conseguido) y en otros cierta sana envidia (realmente ha sido capaz de dejar todo esto para perseguir lo que quiere).
Ya s�lo queda la parte formal: informar a RRHH, calcular cu�ntos d�as de vacaciones puedo disfrutar y fijar una fecha para la firma del finiquito. Ah, bueno, y la comida con el equipo m�s cercano (realmente apetecible) y las «ca�as de despedida» con el conjunto del grupo (un poco menos apetecible, pero suficiente como para que no me suponga ning�n problema). En todo caso, estos dos «eventos» los dejaremos para septiembre.

4 comentarios en “El anuncio de mi despedida”

  1. Much�sima suerte en tu nuevo empleo, de todo coraz�n, no te conozco en persona, de hecho para mi tu cara tiene forma de bolsa de Ikea, pero da igual, con lo que te leo es como si ya nos conoci�ramos, as� que much�iiiiiiisima suerte.
    Yo he cambiado de empleo muchas veces y los cambios normalmente son a mejor, o al menos se empiezan llenos de ilusi�n, que al fin y al cabo eso es lo que importa.

    Responder
  2. Yo voy un poco perdido, pero creo que ya cerrastes definitivamente el pasado y caminas, con determinaci�n y exclusividad, por el presente…Me parece a mi. Sea lo que sea, mucha suerte y a ver si coincidimos.
    Benito Castro.

    Responder

Deja un comentario