Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


El "Guruato"

Aprovechando el fallecimiento de Peter Drucker (uno de los pocos gur�s que en el mundo han sido), voy a contar mi proyecto de «guruato». Lo desarrollamos unos compa�eros y yo en aquellos primeros a�os de consultores. El «guruato» es el «estado en el que se encuentran los gur�s». Era, para nosotros, un estado deseable. Ve�amos los gur�s en revistas, en libros, en conferencias… y pens�bamos «jo, eso s� que es vida».
Creas un concepto m�s o menos innovador. A ser posible, que incluya un n�mero (los seis «thinking hats», las cuatro P’s del marketing…). Y a partir de ah�, empiezas a tejer tu leyenda. Primero es el art�culo clave, ese en el que esbozas tu modelo. Y despu�s lo vas reelaborando, sobre la misma base, para profundizar un poco por all�, adaptarlo a un sector por ac�, explicar con �l la �ltima noticia de la prensa, modernizarlo a medida que pasan los a�os… as�, con un esfuerzo inicial m�s o menos importante, y las progresivas adaptaciones, puedes escribir art�culos y libros por los siglos de los siglos.
Por no hablar de las conferencias: te invitan de los lugares m�s remotos e interesantes del mundo. Te pagan una pasta por minuto de intervenci�n. Te reciben con todos los honores. Y t� simplemente cuentas tu conferencia, la misma que llevas contando en distintos lugares del mundo. Todo el mundo te agasaja, sales en la prensa, y para casa.
Tambi�n puedes crear una fundaci�n-empresa de consultor�a, que servir� para rentabilizar tu «marca» de las formas m�s insospechadas.
Al final, despu�s de mucho darle vueltas, abandonamos la idea de alcanzar el «guruato». En el fondo, debe ser aburrido, estar todo el tiempo contando las mismas cosas, teniendo que ser «brillante» y «amable» todos y cada uno de los d�as, estableciendo relaciones superficiales en foros y conferencias… total, para qu�. Aparte de para forrarse, claro.

5 comentarios en “El "Guruato"”

  1. Total que, enlazando con la entrada anterior del blog, ser gur� es otro trabajo peor que el de consultor.
    Como est� la cosa…

    Responder
  2. M�s que nada, tiene que ser bastante aburrido tener que estar d�ndole vueltas sobre el mismo tema toda tu vida profesional.Lo pero debe ser la sensaci�n de saber que est�s cobrando por algo que no lo merece, aunque mirado desde otro punto de vista pero es no cobrar lo que te mereces.

    Responder
  3. �Peor trabajo que el de consultor? Al final, a la conclusi�n que llegu� con esto del «guruato» es que posiblemente todos los trabajos, incluso los que parecen «inmejorables», tienen sus puntos negativos. As� que no s� si ser� peor que el de consultor, pero seguro que no es todo color de rosas…
    Josep, sin duda tienes raz�n: casi prefiero lo primero que lo segundo. Aunque llega un momento en el que «lo que te pagan» pasa, aunque parezca mentira, a un segundo plano…

    Responder
  4. Nosotros, con aspiraciones m�s modestas, aspiramos a un estado que no llega al «guruato» pero se le acerca bastante.
    Basta con leer los peri�dicos (bueno, vale con los titulares), ver un par de telediarios y ni siquiera hace falta vocalizar bien para convertirte en: TERTULIANO.
    Es una especie de gur� de andar por casa. Te ahorras los viajes, cada d�a hablas de algo diferente y no necesitas hacer muchas relaciones sociales, con lo que te quitas tres los aspectos negativos que comentas. L�gicamente, el sueldo es menor.

    Responder

Deja un comentario