Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Si quieres saber cuáles son, te las cuento aquí


Historias del Windsor

Acudo hoy m�s tarde de lo habitual a la cita con el Blog «gracias» al incendio del Windsor. Y es que, haciendo un simil con la loter�a de navidad, si bien no me ha tocado «el gordo» (no ha ardido mi despacho, gracias a dios) digamos que llevaba varios d�cimos del segundo premio…
Consecuencia, hoy ha sido un d�a extra�o de trabajo, sin sistemas, sin archivos, sin internet, sin correo… y sin noticias claras de cu�ndo podremos hacer uso de todo ello. Con lo cual, aventuro unos d�as de irregularidad en mi presencia aqui…
El incendio me ha afectado por esta v�a tan poco prosaica, pero tambi�n por la v�a sentimental. Y es que all� arriba pas�, hace unos a�os, una �poca estupenda de mi carrera profesional, tanto en el aspecto puramente laboral como en el personal. Hoy, cuando a mediod�a me he acercado a ver en directo los restos del gigante, no he podido evitar, al mirar como d�nde antes hab�a una planta en la que yo pas� tantas hora se hab�a convertido en un amasijo de hierros, que algo por aqui dentro se retorciese tambi�n un poquito…
La verdad es que el tema del incendio me va a dar juego en varios aspectos a lo largo de los pr�ximos d�as. As� que, despacito y con buena letra, ma�ana m�s!!

4 comentarios en “Historias del Windsor”

  1. Hola a todos:
    Ademas del incendio y de los gastos que conllevara su derrumbe, apenas estan hablando nada de los 10.000 empleados que quizas se queden sin trabajo y de la gente que han pasado por ahi, con mejores y peores recuerdos, pero parte de la vida de uno.
    Saludos a todos.

    Responder
  2. Animo consultor «no tan an�nimo» Tiene que ser duro ver como desaparecen tus cosas y recuerdos de golpe. Mantennos informados de como van las cosas.

    Responder
  3. Octavio: al paso que vamos, tardaremos m�s de una semana en tener un ritmo «normal» de trabajo. Si a «normal» le llamamos contar con email, acceso a internet, posibilidad de imprimir documentos… de lo dem�s (recuperar informaci�n antigua, datos sobre contabilidad, facturaci�n…) alguna semana m�s (si es que se consigue, tengo mis dudas).
    Wallenstein… no creo que nadie se vaya a quedar sin trabajo por esto (quiz�s el genio que decidi� hacer copias de seguridad y dejarlas en el mismo sitio que la fuente… o alg�n que otro blogger que cuente estas cosas en p�blico), si acaso la subida salarial de este a�o se ver� reducida sustancialmente. En cuanto a los recuerdos… esos se quedan con nosotros.
    Mis cosas, Rus, como dec�a en el post, no han ardido. Y mis recuerdos est�n conmigo. Es solo cierta sensaci�n de nostalgia…

    Responder

Deja un comentario