Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


La caja de cart�

Se acerca el momento. Meter mis cosas en una caja de cart�n y marchar. �El problema es que ahora tengo demasiadas cosas en la oficina! La �ltima vez que me mov�, yo era «carne de staff», sin sitio propio asignado, con una m�nima taquilla para guardar los cuatro papeles de trabajo. Esa situaci�n obligaba a ser escrupuloso con las cosas que se guardaban: lo superfluo hab�a que irlo retirando.
Pero en esta �ltima etapa ya ca� en el proceloso mundo del despacho. Compartido, pero despacho al fin y al cabo. Con baldas para poner cosas. Con armarios para guardar cosas. Y yo tengo un poco de s�ndrome de Di�genes. Y no uso nada parecido a las 5S de las que es tan fan Julen. Conclusi�n, hay muchas cosas que meter en cajas.
Me encuentro adem�s con un dilema: muchas de las cosas que tengo est�n relacionadas con mi «vida antigua». Libros de organizaci�n, de RRHH… cuya aplicaci�n al mundo de los blogs es bastante limitada. �Qu� hago, me los llevo y los acumulo en casa, o los entrego a las nuevas generaciones de consultores cuan legado?. Supongo que todo depende del futuro: si lo de los blogs sale bien, es dif�cil que vuelva a echar mano de ellos. Si sale regular, igual tengo que recuperarlos.
Pues eso, lo del s�ndrome de Di�genes: «por si acaso, lo guardo». Mi mujer me echa de casa.

1 comentario en “La caja de cart�”

  1. Tienes toda mi solidaridad 🙂
    Tendr�as que ver c�mo deje hace un par de meses el cuarto trastero…
    Mi cambio fue a mejor, mucha suerte con el tuyo.
    A lo mejor encuentras algunos rincones de la nueva oficina que puedas «enriquecer» con grandes tomos de prestigio…

    Responder

Deja un comentario