Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Nepotismo, amiguismo… lo de todos los d�as

Hace unos d�as David Monreal mencionaba en un post una cifra que hablaba del nepotismo/amiguismo (la sobreponderaci�n de la condici�n de familiar y/o amigo en un proceso de contrataci�n).
No s� los dem�s, pero yo desde que tengo uso de «raz�n» he visto esa tendencia en el mundo de los negocios. Y en el de la consultor�a, ni os cuento. Nos movemos en un entorno de proyectos, en el que hay que vender todos los a�os un mont�n de horas de consultor. A veces, muchos miles de euros dependen de la decisi�n de un �nico comprador. Si ese comprador nos sugiere que tiene un hijo, o una sobrina, a quien le gustar�a trabajar en nuestra empresa… �qu� hacemos? Pues lo m�s l�gico en estos casos: levantar el tel�fono, llamar a la gente de Recursos Humanos y deslizarles el nombre. Total, ellos est�n m�s que acostumbrados a estos «compromisos»…
En el fondo, no importa mucho. El trabajo de consultor no requiere ser tampoco el m�s brillante del mundo, y los «candidatos recomendados» suelen tener un perfil razonable: educados en buenas universidades, etc. As� que… venga, para dentro. Total, si contratamos a tantos consultores al a�o, �qui�n lo va a notar?
Y luego repasas los nombres (y apellidos) de tus compa�eros y empiezas a detectar sospechosas «coincidencias» con clientes.
Y esto, por no hablar de los «becarios». Porque si contratar a alguien recomendado no es dif�cil, cogerle para unas pr�cticas no remuneradas (o s�, es lo de menos) de un par de meses es coser y cantar. No importa que el chico o chica en cuesti�n no tenga ni el m�s m�nimo inter�s en la materia, o que no haya espacio o un triste ordenador para �l/ella, o que tu carga de trabajo no requiera un becario ni de lejos. El caso es que su pap�/mam�, o su t�o/t�a, quiere poner el nombre de la empresa en su curr�culum….

8 comentarios en “Nepotismo, amiguismo… lo de todos los d�as”

  1. bueno, bueno,… qu�en no conoce al primo de, al sobrino de, al hijo de…
    en todas partes siempre tiene que haber un enchufado, o dos, o tres, o c…
    en f�n, a apechugar, que no queda otra soluci�n…
    un saludo desde le�n 😉

    Responder
  2. Cuando curraba en telefonica moviles, para fujitsu, muchos de los contratados en fujitsu eran familiares de gente de telefonica, lo malo es que solo estaban para las medallas, llegaban a currar con cochazos y los becarios nos invitaban a comer al resto, bueno espero que el nuevo jefe imponga cordura pero, quien no conoce una mujer/marido, querida etc que este en una empresa proveedora de otra

    Responder
  3. A m� ni me parece mal ni bien. Es, ha sido y seguir� siendo as�. De ah� supongo que sea importante tener una buena agenda de «contactos», no s�lo para captar clientes.

    Responder
  4. Tristemente, estamos hablando del pan nuestro de cada d�a, suele ser lo m�s habitual a la hora de contratar nuevos candidatos.
    Apechugar…claro…sobre todo si uno mismo se halla en esta situaci�n…mejor no meneallo…no????
    Agur.

    Responder
  5. Hace poco visit� una empresa que tiene una pol�tica curiosa. En primer lugar, no pueden incorporarse familiares directos (hijos ni hermanos). Segundo, si hay una recomendaci�n y el recomendado pasa el proceso de selecci�n y se incorpora a la compa��a, trabaja automaticamente para qui�n le ha recomendado, por lo que un bajo rendimiento va directamente contra el mismo.
    Seguro que tiene «agujeros» y trucos, pero me parece algo muy simple y aparentemente, eficaz.

    Responder
  6. Estoy con chin cuando dice que «no me parece ni bien ni mal; es, ha sido y seguir� siendo as�».
    Creo que es un problema si se contratan incompetentes por ser «familia de». Pero si se contrata a alguien suficientemente v�lido, y adem�s es «familia de», matas dos p�jaros de un tiro…
    Lo que dice Rafa es interesante, sobre todo en la parte de que el «recomendado» tiene que trabajar con el «recomendador». En el pecado est� la penitencia.

    Responder
  7. Esta claro que una empresa no son solo personas competentes, es muy importante el conocimiento, las relaciones con otras empresas, cartera de clientes.
    Cuando se contrata a alguien se le esta contratando por todo eso.
    Como va el director tal a echar al hijo de su amigo el director tal, mandarle cosas que pueda asumir o echarle una mano, total todos hemos sido principiantes.
    En todos los trabajos he entrado recomendado por algun amigo y cuando he podido he metido a algun amigo mio.
    Si he visto peligrar el puesto de un amigo le he cubierto y ayudado.

    Responder

Deja un comentario