Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Poltergeist en la oficina: el cargador ha vuelto

El otro d�a comentaba la desaparici�n de mi cargador de m�vil. Dentro de lo frustrante, no era tan inexplicable: alguien lo ha visto y lo ha cogido, punto final.
Lo coment� a todo el grupo por mail, por si acaso alguien lo hubiese cogido por necesidad, pero nadie dijo nada, as� que ya lo daba por «robado». De hecho, alguien m�s coment� que echaba en falta una calculadora o no s� qu�.
Lo raro, raro, raro ha sido esta ma�ana, cuando he venido a la oficina: ah� estaba el cargador, enchufado en la toma de enchufes, tal y como yo lo dej�. Sin una nota ni nada. Simplemente ah�, como si todo me lo hubiera so�ado.
Y resulta que el de la calculadora tambi�n la tiene encima de la mesa.
�Ladr�n arrepentido? �Usuario despistado? �Poltergeists? Yo ya no doy cr�dito.

7 comentarios en “Poltergeist en la oficina: el cargador ha vuelto”

  1. S�, fui yo. Perdona que yo tambi�n no salga de mi anonimato. Fue un despiste que no me atrev� a reconocer en p�blico.
    Tienes pinta de ser buena persona, pero uno ha visto cada cosa por ah�… que yo no se atreve a ser sincero.

    Responder
  2. o eso o es q el resto de compa�eros han hecho una colecta y te han comprao un cargador pa q dejes de dar el co�azo 🙂

    Responder
  3. Deber�ais pensar en las posibilidades de que los objetos den saltos espaciotemporales, que una vez probado, ya no ser�a tan extra�o aquello de �ande coj… puse yo las doce presentaciones encuadernadas? o �c�mo ha desaparecido la propuesta si estoy s�lo en la oficina, son las doce y media de la noche, y s�lo me he ido a hacer un pis? Un mundo nuevo que se abre a nosotros, estilo transcomunicaci�n instrumental, que yo he sufrido en mi port�til en momentos de esos en los que llevas doce horas intentando validar un dise�o funcional.

    Responder

Deja un comentario