Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Regreso

Pues ya estamos aquí, dispuestos a recuperar el tono «laboral». Y es que por mucho que uno se lleve el portátil y se conecte a ratos sueltos, cuando uno está fuera del hábitat tradicional es difícil centrarse. En todo caso, gracias a esas conexiones esporádicas, he conseguido matizar la avalancha de emails pendientes de leer, lo cual no es poco.
Ahora, toca poner un poco en orden todas las ideas y los asuntos pendientes, y re-arrancar el año. Año que promete ser interesante a todos los niveles, y en el que espero estar a la altura. Así que nada, desde ya… «business as usual» (*)
(*) Esta coletilla tiene especial gracia para todos aquellos que asistimos a una reunión en la que, mientras las noticias sobre la Firma en la que trabajábamos eran cada vez más oscuras, los socios nos decían que no teníamos de qué preocuparnos… que teníamos que seguir trabajando como si no pasara nada, «business as usual». Claro, luego ellos salieron con la pasta en la mano y los demás nos quedamos colgados de la brocha….

Deja un comentario