Los siete hábitos de la gente altamente efectiva (resumen)

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” es un libro publicado a finales de los 80 por Stephen Covey, y uno de los “clásicos” del desarrollo personal. Confieso que pasaron varios años entre el momento en el que oí hablar por primera vez de él y el momento en el que lo leí. El título, la verdad, me daba toda la pereza del mundo. Autoayuda, bestseller de aeropuerto… pfff.

Y sin embargo, cuando lo leí me arrepentí de no haberlo hecho antes. Creo que tiene mucha “chicha”, a mí me generó unas cuantas reflexiones interesantes y de alto impacto, y desde entonces se convirtió en uno de mis libros de cabecera que revisito de vez en cuando.

¿Cuáles son esos siete hábitos (aunque más que hábitos, para mí son “mentalidades”) de los que habla Covey?

  • Ser proactivo: darse cuenta de que, en cualquier circunstancia, tenemos capacidad de acción y asumir la responsabilidad de ejercerla.
  • Empezar con un fin en mente: tener claro hacia dónde queremos ir, para que nos sirva de orientación a la hora de actuar.
  • Hacer primero lo primero: reconocer que no todas las acciones tienen el mismo impacto (medido en la capacidad de acercarnos a la visión que hemos definido en el segundo hábito), y centrar nuestra atención, nuestro foco, nuestra energía, nuestro tiempo… en las acciones que más impacto tienen.
  • Crear relaciones win-win: entender que sólo se pueden establecer relaciones provechosas y duraderas en el tiempo con otras personas si éstas generan beneficios para las dos partes, y buscar siempre crear esos espacios de aprovechamiento mutuo.
  • Comprender antes de ser comprendido: superar nuestro egocentrismo y realizar un ejercicio de empatía para entender al otro, sus motivaciones, sus objetivos, su forma de ver el mundo… para a partir de ahí poder crear relaciones efectivas.
  • Explotar sinergias: buscar en las colaboraciones todos esos elementos que son producto exclusivo de la propia colaboración, y que van más allá de una mera suma de fuerzas.
  • Afilar la sierra: dedicar tiempo al descanso, a la reflexión, a tomar perspectiva… para poder afrontar nuevos ciclos de acción de forma mucho más efectiva.

Los tres primeros hábitos conforman lo que Covey llama “victoria privada“: el paso de una situación de dependencia (donde estamos presos de la inercia, las circunstancias, los deseos de los demás) a una situación de independencia (responsables de nuestra capacidad de acción, con un fin en mente y buscando el mayor impacto posible). Pero como no vivimos solos en el mundo, necesitamos los hábitos 4, 5 y 6 para lograr la “victoria pública“, donde la efectividad adquiere una visión colectiva, y que nos permite pasar de la independencia a la interdependencia.

En definitiva, una lectura muy recomendable.

Recomendaciones de verano para desconectar, evadirse y reflexionar

Entramos de lleno en el verano y, al menos en España, lo vivimos con calor (con lo que a mí me gusta el fresquito…) y con la perspectiva generalizada de tomar unos días de descanso. Las vacaciones de verano son un clásico.

He de confesar que empiezo a escribir este post con notable ilusión. Hace unos días me planteé que podía estar bien tener una perspectiva de cómo aprovechan otras personas sus vacaciones para desconectar, para evadirse y/o para reflexionar un poco. Y para ello se me ocurrió pedir ayuda a los suscriptores del blog, y también a los seguidores de twitter.

Éste siempre es un movimiento un poco arriesgado, porque en tu cabeza siempre está el runrún de «¿y si no contesta nadie?» Pero por probar nada se pierde, ¿verdad? Y lo cierto es que la respuesta ha sido entrañable, por la variedad y por la calidez.

Así que quiero empezar dando las gracias a Lourdes López Bravo, Alberto Mallo, Jaime Buelta, Enrique Bullido, Enrique Gonzalo, Luis Alberto Santos, Mª Ángeles Juliá, Jorge Alastuey, Rodrigo Vasconcellos, Noemí Carro, Pablo Romanos, Thibaut Deleval, Mar Castelló, Bea Jiménez, Daniel «psicólogo de provincias», JJ Merelo, Antonio de Ancos, Juan Luis Hortelano, Patricia Millán… por sus respuestas, y por su generosidad en compartirlas. Entre todos nos ofrecen un mosaico muy variado de opciones con las que podemos sentirnos identificados, o que pueden estimular nuestra curiosidad y servirnos de ejemplo.

Por cierto, algunas de las contribuciones han sido en formato audio, y con ellas he montado un episodio del podcast «Diarios de un knowmad». ¡Nada mejor que oír a cada uno expresarse con sus propias palabras!

Y si estás leyendo esto, y te apetece contribuir… ¡los comentarios son todos tuyos!

¿Qué actividades realizas para desconectar?

Ésta era mi primera curiosidad. ¿Qué es lo que hacen los demás para tener sensación de «desconexión», para recargar pilas físicas y mentales?

  • Empezando por la propia importancia de desconectar, literalmente.
    • Como dice Maria Ángeles, procura «dejar el móvil, ordenador y televisión a un lado. Creo que estamos hiperconectados  y más cuando trabajamos, la tecnología forma parte de nuestro día a día, y nos consume mucha energía. Pasar de ella por unos días me ayuda a conectar mejor conmigo misma y con los demás».
    • Lourdes también incide en la importancia de poder disfrutar «teniendo el móvil lejos o en modo avión, planificando cuántas veces al día lo vas a mirar y en qué momentos, para así estar tranquila por tenerlo desconectado el resto del tiempo».
    • Noemí, cuando va a su casa del pueblo, también se desentiende del móvil «según entro, y no lo vuelvo a coger hasta que me voy».
    • Aunque, como apunta Juan Luis, la desconexión no tiene por qué ser total: «El mero hecho de estar en formato vacaciones, cambiar de hábitos, levantarte a otra hora, pasear por sitios distintos… ya me ayuda a desconectar bastante, y no es un problema seguir atento a las cosas de trabajo si hace falta».
    • Y de hecho, como dice Alberto, «para mí desconectar es la oportunidad de conectar».
  • Cambiar de entorno es otro factor clave de desconexión
    • Bea lo deja claro, necesita «alejarse del asfalto y entrar en contacto con la naturaleza».
    • A Enrique, por ejemplo, le atrapa el mar: «sentarme a mirar el mar, olerlo, notar la brisa, pasear cerca de él…»
    • A Lourdes le gusta complementarlo con las puestas de sol, «ya sea disfrutando del último baño del día o bien sentada en un chiringuito con una cerveza bien fría».
    • Noemí aprovecha la montaña de León para «ir al pantano al que puedo ir a pasear, tomar el sol…»
    • Lo mismo que Enrique, que se pirra por pasear «en un entorno diferente al habitual, ya sea la playa o la montaña» y eso hace que «el chip mental cambie y esté preparado para nuevas ideas».
    • La montaña es clave para Mar: «Subir a la montaña y contemplar un paisaje. Cuando hacemos excursiones o caminatas, lo más maravilloso del mundo es cuando estás arriba y ves lo pequeño que es todo. Lo inmenso que es el mundo. Me ayuda a poner las cosas en su sitio y a quitarle importancia  lo que no la tiene. Y… si has subido en bici… bajar y sentir el viento en la cara… y el olor a pinos… es total».
    • Y viajar, siempre viajar: «Ver otra gente, otras costumbres, otros tipos de vida, te ayuda a salir de tu mini mundo y querer dar más tiempo a lo que realmente importa».
    • Pero no hace falta irse lejos, sino simplemente cambiar la mirada. Patricia se propone «redescubrir la ciudad», a través de visitas guiadas, visitas a museos menos conocidos, recorrer barrios menos habituales… y así «sorprendernos de lo que tenemos en casa y ver la amplitud de nuestra ciudad».
  • Hay quien aprovecha este espacio «entre cursos» para dedicar tiempo a cosas que no son estrictamente ocio, pero para las que no hay tanto tiempo en el día a día:
    • Jaime, por ejemplo, se dedica a «experimentar» con cosas cercanas a su trabajo (es programador) como explorar un nuevo lenguaje, una herramienta distinta… «más en plan juguetear».
    • Luis Alberto aprovecha para «hacer balance anual, ya que en verano hay más tiempo y desconexión», y sobre todo plantearse «qué hacer de cara al nuevo curso».
  • Las relaciones sociales son otro elemento clave:
    • Mar indica que «estar con mi familia y mis amigos, sin hora, me encanta. Disfruto muchísimo de charlar, andar, ver cosas, viajar, lo que sea juntos. Es la felicidad por excelencia también».
    • Enrique, en sus paseos, disfruta de poder charlar «con personas con las que no tengo tanto trato de manera habitual» que le aportan «nuevos puntos de vista».
    • Lo mismo le pasa a Pablo, que aprovecha a «ver amigos a los que no veo en el resto del año»
    • Dentro de estas relaciones están, por supuesto, los niños: «pasar el tiempo con ellos en la piscina», como dice Alberto, o en en centro social donde acude Jorge. Es momento también para compartir juegos, como hace DRoss, aunque con un matiz: «Me encanta observar sus estrategias para aprender y ganarme. Soy psicólogo. Y aunque suene mal utilizo a mis hijos como conejos de cobaya. Ellos se divierten y yo aprendo esa manera fresca de mirar las experiencias»
  • La actividad física, más intensa o más moderada, también forma parte del menú de descanso:
    • Los paseos, como ya hemos visto, son práctica habitual para Enrique, para Noemí… y para Pablo, que se lleva a su perro de compañía.
    • Alberto se apunta al deporte («cualquier tipo»).
    • Mar disfruta nadando («Nadar a braza a ritmo medio… podría estar también horas. Me salgo del agua porque me empiezo a arrugar jajajaja. En fin, además de ayudarme a desconectar, es mi momento estrella de inspiración. Me ayuda a pensar, reflexionar y conectar conmigo misma.»), haciendo excursiones o incluso bailando («no sé quién comenzó esto del baile pero realmente hay sentimientos que solamente puedes expresar bailando»).
    • Thibaut se apunta a «jugar al golf».
  • La música, y la creatividad en general, también es un elemento importante para algunas personas
    • DRosso dedica tiempo a tocar la guitarra, y próximamente un ukelele «para hacer versiones y componer canciones nuevas (aunque quizás haya que llamar descomponer canciones porque cojo Satisfaction de los Stone y les cambio la letra por temas divertidos)»
    • Mar también conecta con la música, que «no solamente me hace desconectar, me transporta a otro mundo. Me encanta escucharla sola pero me encanta también compartirla.  Mi hijo a veces viene corriendo para compartir uno de sus cascos conmigo, porque ha encontrado una canción o pieza fantástica y es lo que más feliz me puede hacer del mundo»
    • Thibaut disfruta de la fotografía y sus «paseos de streetphotographer»
  • Por supuesto hay oportunidad para el ocio puro, como la lectura (como Antonio, que lee «todo lo que no puede leer durante el año», Lourdes y sus «siestas veraniegas en la hamaca con un buen libro cerca», JJ y sus «libros que se puedan mojar porque los libros gordos no se pueden llevar a la playa ni a la piscina» o Mar y su capacidad para estar «hora y media en la hamaca con los brazos estirados sosteniendo un libro sin cambiar de postura»), las series (aunque, como dice Rodrigo, «el tema de la conexión a internet en vacaciones suele ser complicado») o los relajantes documentales sobre naturaleza marina de Jorge.
  • Y luego, claro, es verano. Y es una oportunidad para el «dolce far niente». Como Daniel, que en un reciente viaje a Jaén compró un olivo bonsai y cuyo plan es «verlo creer en mi patio mientras duermo la siesta.»

Leer para evadirse

Siempre que llegan estas fechas yo mismo cargo mi ebook de libros «de evasión», que me permitan desconectar un poquito. Y siempre busco nuevas ideas que me inspiren. Así que eso fue otra de las cosas que pregunté; ya tengo ideas para los próximos 10 veranos :D.

  • D Rosso nos plantea un montón de ideas: filosofía de evasión, ensayo de evasión, «Ser y tiempo» de Heidegger, «Las palabras y las cosas» de Foucault, Derrida, las «Meditaciones» de Marco Aurelio (este es chulo porque lo puedes leer por cualquier página y encuentras algo), un poco de existencialismo… o libros infantiles (Los diarios de Greg, Robótica, Astrofísica para niños (lectura a dos manos con mi hijo el mayor, 10 años)
  • Mar: «me enganchan los libros que te hacen sentir cosas. No tienen porqué se grandes de la literatura. Por ejemplo, ahora estoy leyendo “El sanador de caballos”, para mí es un libro sencillo sin grandes pretensiones pero en el que se describen los sentimientos de las personas de una forma que me engancha y me hace desconectar totalmente. Otros como por ejemplo “Seda”, sencillo y delicioso también. Pero también me han enganchado los libros de moda en su día, como por ejemplo “La verdad sobre el caso de Harry Quebert”, también sin grandes pretensiones pero que te transporta que es lo que me gusta de los libros. Libros que tengo para leer este verano: Lluvia fina, Matadero cinco de Kurt Vonnegut, La ley del menor de Ian McEwan.
  • María Ángeles: «Como lectura de ocio recomendaría El Orfebre de Ramon Campos, fácil, rápida, sin pretensiones. Deja un buen sabor de boca, con ganas de más pero sin que te quite el sueño. «
  • Rodrigo: «Para desconectar lo mejor novela (bélica, policiaca, espías…), cualquiera de Frederick Forsyth, John le Carré, Ken Follett… las que te enganchan desde la primera página.»
  • Lourdes: «El maestro del Prado (Javier Sierra). Eat, pray, love (Elisabeth Gilbert). Yo, Julia de Santiago Posteguillo. Tú no matarás de Julia Navarro y Las hijas del Capitán de Maria Dueñas. Mirando mis registros estas son las ganadoras del año! «
  • Alberto: «10% happier (Dan Harris) como forma de acercarse a la meditación desde un sitio nada místico, y Open (Agassi) porque resulta muy interesante ver la parte de atrás de una historia de supuesto éxito donde se habla, sobre todo, de fracasos».
  • Jaime: «Vuelvo a leerme comics de humor que tengo por aquí perdidos en casa: Astérix, Mortadelo… me sigo riendo como el primer día, me siguen pareciendo maravillosos y sobre todo me olvido de todo cuando los leo».
  • Noemí: «Grandes Esperanzas, de Dickens; se justo se cumplen diez años desde que lo leí la primera vez y me apetece mucho recuperarla»
  • Enrique: «Cualquier libro de Henning Mankell, y en concreto alguno de la serie protagonizada por el inspector Wallander. Creo que el primero es «Asesinos sin rostro«, no es una simple novela policiaca, es algo más, y creo que es una buena lectura para el verano»
  • Enrique: «Me gustaría recomendar uno de mis libros favoritos, Alta Fidelidad de Nick Hornby, os hará terminar con una gran sonrisa y con la sensación de haber disfrutado un tiempo maravilloso».
  • Patricia: «Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer, de David Foster Wallace; la revista Rolling Stone le mandó a cubrir un crucero de siete días a todo tren, y a él le pareció la experiencia más horrorosa de su vida»
  • Jorge: «Yes We Football, un libro con las reglas básicas, historia, anécdotas… sobre fútbol americano, un deporte que me interesa, que es muy complejo y muy desconocido en España, pero que es posiblemente el que más ingresos genera en el mundo».
  • Pablo: «La guerra interminable, de Joe Hadelman»
  • Thibaut: «The boys in the boat«, de Daniel James Brown
  • Juan Luis: «Novela de ficción, divertida, poco profunda… lo mismo me leo La Catedral del Mar, que algo de Ruiz Zafón o de Gómez Jurado, como por ejemplo Reina Roja«.
  • JJ: «Me gusta leer cosas de ciencia ficción y también novela negra, Connelly, tipo novela serie B, crimen, crimen escandinavo…»
  • Antonio: «me he enganchado a los libros de Juan Gómez Jurado, y los estoy leyendo de atrás hacia adelante: Reina Roja, Cicatriz, El Paciente… y todavía me queda alguno pendiente por ahí».
  • Bea: «novela negra; esos libros que te enganchan y que tienes que leer capítulo tras capítulo aunque sean las tantas y sepas que al día siguiente te va a costar horrores levantarte. Por ejemplo, la saga de Bevilacqua y Chamorro de Lorenzo Silva».

Leer para reflexionar

Porque no todo es evadirse. También éstas son fechas apropiadas para dar un paso atrás y leer cosas que te ayuden a reflexionar, a enfocar algunos aspectos de tu día a día de forma diferente, a desarrollar alguna habilidad… así que también he planteado esta cuestión, y éstas son las respuestas recibidas:

  • D Rosso: «Siempre recomiendo libros sobre «cómo contar historias». Por ejemplo: «Houston, we have a narrative«. Un libro sobre como contar historias para la difusión científica, cómo transformar el lenguaje atemporal típico de las ciencias positivas en una historia con personajes, tramas, desenlaces…»
  • Mar: «Me impactó mucho, “El viaje de Luis” de José Manuel Gil. En realidad libros que cuenten experiencias reales de personas admirables son los que me hacen reflexionar.»
  • María Ángeles: «Productividad Personal de José Miguel Bolívar (un tema pendiente), Optitud de Iosu Lazcoz (una buena visión sobre las ventas para el que le toque) e indudablemente Aprendiendo de los mejores, de Francisco Alcaide.»
  • Rodrigo: «Para reflexionar y tomar perspectiva cualquier biografía, incluso cualquier libro tipo autoayuda puede ayudar a sacar alguna idea o consejo.»
  • Lourdes: «Sapiens (Yuval Noah Harari), Un mundo feliz (Adolf Huxley), El hombre en busca de sentido (Víktor Frankl), Ichigo Ichie de Francisco Miralles. Tengo más pero estos 4 me han hecho evolucionar.»
  • Alberto: «Tao Te Ching» (del que hablamos ampliamente en un capítulo anterior del podcast)
  • Jaime: «Últimamente he estado mirando bastantes cosas de historia. Según vas mirando más cosas empiezas a conectar muchos más puntos».
  • Luis Alberto: «Mucha lectura de introspección, de desarrollo personal… y si decido involucrarme en nuevos proyectos alguna lectura relacionada con ellos».
  • Noemí: «Essentialism, de Greg Mckeown, en el que hace una reflexión sobre cómo buscar menos con más calidad de manera disciplinada, y tengo muchas ganas de ver cómo desarrolla el método en el que la idea fundamental es reflexionar para poder eliminar el ruido».
  • Enrique: «Me quedo con Martes con mi viejo profesor, de Mitch Albom. Es un libro bastante breve que descubrí hace tres años y que desde entonces releo al principio de verano en lo que se ha convertido en una pequeña tradición veraniega para mí».
  • Enrique: «Las Meditaciones de Marco Aurelio, porque explica de una manera concreta, muy directa y en un lenguaje cercano cuales fueron las ideas y principios de la filosofía estoica, que para mí fue un antes y un después en mi forma de ver la vida».
  • Patricia: «The art of working remotely, de Scott Dawson; es un interés personal en mejorar ese aspecto de trabajar desde casa, en el que ahora estoy metida al 100%, y en el que realmente cojeo mucho».
  • Jorge: «Small data, de Martin Lindstrom; en esta época en la que tanto se habla del big data, y los datos en bruto… se enfoca justo en lo contrario, en la importancia de ir a los sitios, hablar con la gente, investigar… y hace reflexionar bastante».
  • Pablo: «El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl»
  • Thibaut: «¿Qué sentido tiene ser cristiano?, de Timothy RadCliffe
  • Juan Luis: «llevo una etapa en la que no me llama leer tanto en este sentido como en épocas anteriores: aun así uno que me ha gustado recientemente es Never split the difference, de Chris Voss, un antiguo agente del FBI experto en negociaciones de secuestros y que te da pistas sobre cómo negociar aplicables a cualquier aspecto de tu vida».
  • JJ: «me gusta leer de vez en cuando cosas de matemáticas, porque soy una persona bastante inútil con las matemáticas y debería haber aprendido más. Me gusta leer sobre historia de las matemáticas, teorema de Fermat, historia de la criptografía, me he comprado el libro de Strogatz…»
  • Antonio: «tengo un libro que ha demostrado que funciona: es Procrastinación, de Piers Steels, que lleva dos años esperando a ser leído en mi mesilla de noche; y también me gustaría repasar Superpoderes del éxito para gente normal, del Mago More, que recoge una serie de ideas muy interesantes. Como mago y como humorista no me hacía demasiada gracia, pero como conferenciante me parece brillante».
  • Bea: «La meta, de Eli Goldratt ; es un libro de management pero en formato novela donde el protagonista se encuentra ante un reto profesional y te cuenta cómo se enfrenta a él, cómo lo resuelve y cómo toma perspectiva para poder afrontarlo. Me encanta porque me ayuda a en el día a día profesional».

Guau. Menudo montón de ideas…

De nuevo, gracias a todos y todas por vuestras contribuciones. Ha sido un gustazo hacer esta labor de recopilación, y leeros/escucharos hablar con pasión de vuestros hábitos, de vuestras lecturas, de vuestras inquietudes… Quien quiera inspiración, aquí va a poder encontrar una buena dosis.

¡Feliz verano a todos!

Cómo hacer un ebook en pdf, epub y mobi en 3 pasos

¿Os he contado ya que he escrito un libro sobre Aprendizaje y Desarrollo Eficaz de Habilidades? Bueno, aprovechando el tirón pensé que podía estar bien compartir el proceso que seguí para generar los formatos definitivos (PDF, epub y mobi), por si a alguien le puede servir de referencia.
Lo primero fue escribir el texto, y para ello usé el editor de Google Docs. Para mí era importante tener el documento en la nube por aquello de poder acceder a él con comodidad, y también tener un editor sencillo sin preocuparme del formato; en este momento de lo que se trataba era de escribir sin más. Hay muchos otros editores de texto (leo que mucha gente usa Scrivener, por ejemplo), pero para mí éste era el más conveniente por costumbre.
Cuando tuve el texto más o menos hilado, llegó la hora de darle formato. Para ello creé un documento en Microsoft Word y pegué el texto en él. Aquí ya es donde (en paralelo con hacer alguna revisión/corrección de última hora) trabajé mínimamente la apariencia. Para esto tampoco me volví muy loco:

  • Crear el formato de página para ajustar el tamaño (en este caso, formato A5) y los márgenes.
  • Asegurarme de aplicar los estilos de párrafo de Word. Un error que a estas alturas comete todavía mucha gente es que, si quiere poner un título, selecciona directamente el texto y cambia a mano el tamaño de letra, la tipografía, el color… ¡una mala práctica espantosa! Para eso existen los «estilos de párrafo»: seleccionas el texto, y dices «esto va a ser estilo «Título 2». Y luego, si quieres, entras a cambiar las características del estilo «Título 2». Esto es importante porque permite darle homogeneidad al documento (luego se puede cambiar el estilo de todo lo que has etiquetado como «título 2» con un solo clic) y además es información que luego permite darle estructura al documento (muy útil, por ejemplo, para crear índices de forma automática). Si hacía algún cambio (p.j. incluir un salto de página antes de cada título) asegurarme también de que ese cambio se incorporaba al estilo (para que así se replicase automáticamente en todos los capítulos). En serio, si no controlas lo de los «estilos de párrafo», dedícale un rato a aprender lo básico: ¡te ahorrará mucho tiempo y trabajo después!
  • Añadir el pie de página, con un texto y el número de página la misma.
  • Aplicar uno de los temas predefinidos de Word: los «temas» son combinaciones de colores, tipografía, tamaño de letra… que se aplican a los distintos estilos de párrafo definidos. Hay un montón, suficientes como para darle un aspecto propio (por favor, ¡no dejar el tema por defecto!) y a la vez suficientemente bien trabajados como para que sean bonitos sin necesidad de hacer nosotros ningún trabajo de diseño. Si has hecho bien lo de formatear tu texto con «estilos de párrafo» (y no has hecho la barbaridad de ir cambiando a mano cada párrafo), puedes cambiar la imagen de todo el libro con un solo clic aplicándole un «tema» nuevo.
  • Añadir la portada. Puede parecer engañosamente fácil (solo es cuestión de añadir una imagen que había creado previamente en Photoshop, ¿no?), pero tiene su truco porque si insertas una imagen directamente te la va a meter dentro del texto (= respetando los márgenes). Y tú quieres que la imagen llene la página. La solución es dejar la primera página en blanco (con un salto de página), pegar la imagen en ella, y luego en las opciones de alineación seleccionar imagen «detrás del texto». De esta forma se puede gestionar su tamaño ignorando los márgenes hasta ajustarla al borde.
  • Crear el índice de forma automatizada, algo que de nuevo es un clic siempre que hayamos usado los estilos de párrafo (que es lo que usa el programa para identificar dónde empiezan los capítulos, o su relación jerárquica).

Al final, el objetivo es tener un texto con un formato aparente sin haberle dedicado miles de horas. Por supuesto, si lo que quieres es un libro con una apariencia visual deslumbrante, con imágenes por todos los lados, páginas con distribución de contenido muy barroca, etc… pues tendrás que hacer muchas más cosas y dedicar mucho más tiempo (y probablemente el Word no sea la herramienta adecuada).
Y ya lo tienes, con su formato .docx. Pero además, puedes usar el propio Word para generar una versión .PDF del libro «tal cual es», a través de la opción «Imprimir como PDF». En muchos casos, éste puede ser el punto final del viaje, ¡ya tienes tu ebook preparado para distribuirlo!
En mi caso quise también generar versiones para dispositivos móviles, .epub y .mobi. Para ello utilicé la herramienta Calibre, que es la que uso para gestionar mi biblioteca de ebooks y que tiene una utilidad para convertir entre formatos. Tenía miedo de que fuese un proceso difícil, pero nada más lejos de la realidad: a partir del documento .docx fue cosa de darle a un botón el generar la versión .epub, y otro botón el generar la versión .mobi. Al ser el archivo .docx original un archivo muy limpio (texto plano + algunos títulos con estilos de párrafo homogéneos), la conversión se hizo muy fácil.
Y ya está. Tengo el formato original .docx preparado para poder modificarlo en futuras versiones, y generado a partir de él las versiones en .pdf, .epub y .mobi

He escrito un libro

Pues sí, he escrito un libro. Más información sobre él en la página de Skillopment, Aprendizaje y Desarrollo Eficaz de Habilidades, donde se puede descargar al suscribiros a la lista de correo que he creado al efecto.

skillopment_book

La idea de escribir el libro surgió casi de forma natural hilada a la charla que estrené en Sevilla. Durante su preparación estuve dándole muchas vueltas a las ideas y al argumentario, que creo que al final terminó teniendo mucho sentido. El libro es, al final, una forma de poner negro sobre blanco esas ideas y ampliarlas con un tono más práctico, más enfocado en «cosas que puedes hacer tú para desarrollar tus habilidades de forma eficaz».
En este sentido, el proceso fue muy orgánico. En otras ocasiones me había planteado escribir un libro, pero ponía el carro delante de los bueyes: «quiero escribir un libro, a ver ahora de qué, y qué sentido le doy». No fluía, y me atascaba rápido. En esta ocasión el orden estaba invertido: las ideas ya estaban, el orden ya estaba. Solo quedaba ponerse delante del teclado y dejarlas fluir. Y es lo que he hecho, dejar que algo que ya existía tomase una nueva forma. Poco a poco, aplicando aquello de primero crear y luego editar, el libro fue tomando cuerpo.
El estilo os resultará muy reconocible a los que me leáis por aquí. Mi forma natural de escribir es la que es, la misma que tengo en el blog. Ideas concretas, cortito y al pie, sin muchos rodeos. Supongo que, si me pongo, podría forzarme a escribir en otro estilo, pero tampoco es lo que me pedía el cuerpo. He intentado que quede ameno y útil, que me resultase fluido de escribir y no recargarlo innecesariamente.
Porque otra cosa que tampoco me ha preocupado lo más mínimo es la longitud del libro. Hay algo que me enerva profundamente cuando leo libros de management, y es la sensación de que se estiran y se estiran las ideas con el único objetivo de llegar a un número de páginas. Conceptos que se pueden explicar en un párrafo se les da vueltas y vueltas hasta que llenan páginas y capítulos enteros. Yo no quería eso. El libro dura lo que tiene que durar para transmitir las ideas que quería transmitir. Y ya está, no hay por qué perder el tiempo ni hacérselo perder a los demás por puro postureo.
He afrontado el proceso de escritura y publicación con mentalidad «ágil». Esto quiere decir que mi objetivo era lanzar una primera versión razonablemente armada, pero sin volverme loco en detalles, revisiones y recontrarevisiones, formatos… Se trata de poner la bola en juego, ver si el concepto del libro gusta, si la temática interesa, si tiene un mínimo de tracción… recopilar feedback y, si procede, hacer posteriores versiones corregidas y aumentadas. Porque realmente no sé si la idea tiene sentido o no; quiero decir, en mi cabeza lo tiene, pero las cosas hay que llevarlas al terreno de lo real para que sirva como piedra de toque. Así que he buscado que el ratio esfuerzo/resultado estuviese equilibrado, sin volverme loco.
Lo curioso es que, mientras escribía el libro, iba rumiando una inquietud: «bueno, ¿y luego qué voy a hacer con él?». Claro, en tus fantasías siempre está la idea de ponerlo a la venta, y que se vuelva viral, y que ganes mucho dinero con él. Pero soy lo suficientemente mayor como para tener acotadas ese tipo de fantasías (pero oye, que si sucede estaré encantado). Sospechaba que ponerlo a la venta iba a suponer vender uno o ninguno. Y en realidad me interesaba más el libro como vehículo de visibilidad y de posicionamiento, una manera de atraer miradas hacia el concepto de «aprendizaje y desarrollo eficaz de habilidades» y que me abriese las puertas a dar más charlas, impartir talleres, quizás abordar algún proceso de asesoramiento individualizado (me sigue costando llamarlo «coaching», aunque supongo que es eso) o de asesoramiento corporativo. Cosas que creo que pueden tener sentido, y donde puedo aportar valor. Como consecuencia, lo que he hecho es poner el libro en descarga gratuita (de momento), con la idea de que llegue a tantos sitios como sea posible. Sí que lo he puesto detrás de una «suscripción a una lista de correo», que al final espero utilizar como canal para crear una «comunidad» alrededor de todas estas ideas (pero sin dar la tabarra, conste). Creo que a esto lo llaman «lead magnet»…
Una cosa que me ha gustado del proceso de hacer el libro es que me ha permitido (y curiosamente, ésta es una de las ideas que elaboro en él) aprender y poner en práctica algunas habilidades. Desde diseñar la portada o los banners, a montar una pequeña campaña de email marketing con Mailchimp o a hacer un pequeño anuncio con Facebook Ads, al proceso de conversión del documento en .pdf, .epub y .mobi. Solo por eso ya ha sido una experiencia enriquecedora.
Y ahora queda ver qué pasa. Confieso que me da un poco de apuro la parte de «promocionarlo». Primero porque no me gusta ser pesado (y hay gente que se pone muy plasta cuando hace cualquier cosa), pero también tengo la sensación de que hace falta serlo un poco si quieres que las cosas sucedan; así que ahí ando, intentando ver dónde está el equilibrio. Y también tengo que luchar contra cierto «síndrome del impostor», la duda de si realmente estoy diciendo cosas con sentido, si realmente el enfoque que le estoy dando es útil, si no estaré diciendo un montón de obviedades y perogrulladas. Pero, para variar, esta vez prefiero «salir al ruedo» y dejar que sea la realidad, y no mis rumiaciones, las que me den feedback.
Y ya está. Que estaré muy agradecido si leéis el libro y me dais vuestras opiniones, y si me ayudáis a darle visibilidad.
Keep learning!

Las lecciones ilustradas de Johnny Bunko

El otro día cayó en mis manos un libro curioso, «Las aventuras de Johnny Bunko» de Daniel Pink. Su curiosidad radica no tanto en su contenido, si no en su forma. Y me explico.
«Las aventuras de Johnny Bunko» es una reflexión orientada a todos aquellos que se sienten atrapados en una carrera profesional que no es lo que ellos esperaban. Contiene seis lecciones muy concretitas:

  • No hay plan: no es verdad que la vida tenga «caminos predefinidos» ni guía de instrucciones. No es cierto que «si hago esto y aquello, obtendré tales resultados». Así que no te dejes limitar por ello, busca tu propio camino.
  • Confía en tus fortalezas: identificar aquellas cosas que haces bien, y construir sobre ellas, es mejor que darse de cabezazos con lo que se nos da mal.
  • Contribuye al éxito de los demás para tener éxito tú: es más fácil que obtengas recompensas si aportas valor a otros (clientes, compañeros, jefes) que si estás permanentemente pensando en ti mismo.
  • La perseverancia vence al talento: insistir, insistir y volver a insistir es la mejor fórmula para lograr el éxito; el mundo está lleno de gente talentosa que tiró la toalla demasiado pronto.
  • El error es parte del proceso de aprendizaje: fallar, ser consciente de dónde están los errores, rescatar de ellos el aprendizaje necesario y aplicarlo en los siguientes intentos es consustancial a la mejora.
  • Deja huella: vincula tus esfuerzos a algo más grande que tú mismo, intenta aportar de forma significativa a algo que le dé sentido a tu contribución.

En fin, como decía antes, seis cosas bastante concretas y diría (sin restarles importancia o validez) que bastante «manidas».
Lo curioso es que he sido capaz de recitar los seis puntos de carrerilla; que se me han quedado grabados. Y todo ello gracias al formato del libro: una historia plasmada en un cómic (estilo manga japonés). Efectivamente, los seis puntos están hilados dentro de una historia (debe ser esto a lo que llaman storytelling) en la que Johnny Bunko es el protagonista junto con una especie de «hada madrina» bastante llamativa que aparece cuando rompe unos palillos de madera para darle consejos. Encima el formato desenfadado del dibujo lo hace de fácil digestión… y fácil recuerdo.
En definitiva, si nos ciñésemos a las «seis lecciones», el libro sería básicamente uno de tantos libros de «autoayuda profesional». Es su formato el que lo hace destacar en tu memoria… lo cual es una valiosa lección a tener en cuenta.

Leer y aprehender

Leía hace unas semanas una entrevista a Iñaki Gabilondo en la, por otra parte muy recomendable, revista JotDown. Gabilondo es un tipo que en términos generales me cae muy bien; incluso con las diferencias que pudiese tener respecto a su línea de pensamiento (especialmente la política), me parece un tío normalmente sensato, ponderado… y una entrevista como ésta, donde se tratan muchos temas, pues fue muy agradable de leer.
El caso es que, de todo lo que dice, hubo algo que se me clavó. Hablan de su afición a la lectura, sobre cuánto lee, cuánto relee… y cuánto olvida. Y dice…
«Sí, se me olvida todo, pero hace ya mucho tiempo que no me importa. Hubo un momento, cuando era más joven, que además de aprender quería aprehender, y cuando me di cuenta de que se me iban olvidando títulos, autores… sufría, porque me daba la impresión de que no estaba convirtiendo en útil lo que estaba aprendiendo. Pero hace ya unos 30 años que eso no me importa absolutamente nada, porque lo que pretendo me satisface y disfruto es la impregnación. Igual que con la música, no la quiero para nada más, para ningún uso posterior, lo que me haya dejado me vale. «
Si la wikipedia anda bien, Gabilondo debe andar ya rozando los 70. Es decir, que sus «hace unos 30 años» a los que se refiere encajan más o menos con mi momento actual. Me hizo pensar su frase, porque yo estoy viviendo ahora con esa sensación de que «no convierto en útil lo que aprendo». Me interesan cosas, leo sobre ellas, muchos inputs entran en mi mente, intento que pasen a formar parte de lo que ya sé, hacer mapas mentales, tal y cual… pero tengo la percepción de que me dejo mucho en el camino. De que leo, y luego no hago nada con ello. De que aprehendo poco.
Quizás sea un signo de madurez llegar a lo que Gabilondo ha llegado. A que te dé igual, a que te baste con disfrutar del momento sin aspirar a más.

Empresas abiertas para una economía abierta

Hace casi año y medio surgió la oportunidad de participar en un libro colaborativo sobre la figura del «Community Manager». Confieso que el término me da cierto «repelús»; digamos que sobre la base de la lógica de negocio que pueda tener el concepto (que alguna tiene, creo yo), desde mi punto de vista se ha construído un «castillo de naipes», con mucha gente sobreexplotando el término, exagerando su importancia e impacto (y su mismo carácter presuntamente novedoso), y tratando de «pillar cacho» en base a esta estrategia. Incluso, por qué no decirlo, la misma idea de este libro se sube a este carro.
Y sin embargo… dije que sí. Me pedían un capítulo introductorio, de contextualización en la dinámica económica… un espacio en el que (independientemente de cómo resulte el resto del libro) me sentía cómodo, y desde el que me parecía que podía aportar algo de «sentido común». Y eso es lo que intenté con este «Empresas abiertas para una economía abierta» (que se puede descargar en .pdf). Una reflexión sobre cómo igual que las relaciones comerciales entre países devienen en una mejora de las condiciones para ellos, las relaciones cada vez más abiertas entre empresas también suponen algo muy positivo. Y cómo no son «las empresas» las que se relacionan, sino las personas quienes forman «redes» tanto internas como externas (la frontera de la empresa se difumina). Y cómo la gestión (que no control; son incontrolables) de esas conexiones, de esas «comunidades», es una labor a la que merece la pena poner foco; no tanto a través de una figura concreta (que puede existir como referencia, pero no como «único gestor»), sino a través de una cultura compartida.
Esta es mi aportación, que es de lo que puedo responder. Del libro en conjunto no respondo; ni tuve que ver en la selección de autores, ni en la configuración del índice, ni en el enfoque de los distintos temas, ni en la portada, ni en el título… en definitiva, más que un libro «colaborativo» es un libro «acumulativo» (por no tener, no tuve ni feedback respecto a mi aportación; aparece tal cual lo escribí…). Personalmente, el enfoque de título («Quiero ser community manager») y portada (una referencia a Supermán, abriéndose el traje y dejándo ver el CM que tiene debajo) no me gusta; transmite la sensación de inclinarse demasiado por el tono «vendemotos» que mencionaba al principio. Aun así, conociendo a unos cuantos de los autores, seguro que se pueden extraer de él ideas y conclusiones interesantes.

Un ratito para leer

Desde muy pequeño, al niño le contamos un cuento antes de irse a dormir. Forma parte de su rutina, y no lo perdona por nada del mundo. Pero de un tiempo a esta parte, cuando ya toca apagar la luz, nos pide «un ratito más para leer». Quiere quedarse él solo, con su cuento en la cama. Y según te vas por el pasillo, le oyes cómo va contándose, en voz alta, lo que sea (leer no sabe todavía, así que con las imágenes, y lo que se acuerda de lo que nosotros le contamos).
Más majo… y uno no puede por menos que sentir cierto orgullo de padre. Cuántas noches habré estado yo apurando el rato para leer. Siempre, desde que recuerdo, con una lamparita. Primero tebeos, luego los libros de Los Cinco, luego cosas más complicadas. Mi padre pasándose cada rato diciendo que «de día da Dios la luz de balde», mi madre diciendo «apaga ya, que luego no hay quien te despierte». Llegué incluso a tener una de esas mini-lamparitas que con una pinza se enganchaban al libro, y así podía leer debajo de las sábanas sin que, desde fuera de la habitación, nadie se diese cuenta y no vinieran a darme la tabarra. Más de una noche recuerdo haberla pasado prácticamente en vela, muerto de sueño pero incapaz de parar, devorando el libro que tenía entre manos.
En algún momento, eso cambió. No sé qué fue; probablemente este chisme diabólico que ahora tengo delante, llamado ordenador, tenga algo que ver. Ahora me cuesta mucho dedicar un ratito a leer, desde luego nada parecido a una rutina. Quizás sea algo que merezca la pena recuperar.

Vida de un consultor: el libro (próximamente)

Pues sí, me he decidido a saltar a la arena «editorial». Pero no será con el proyecto de libro sobre consultoría que alguna vez rondó mi mente (una tarea demasiado compleja, creo, y que me no me acababa de seducir del todo), sino con algo distinto. Este blog está a punto de cumplir 5 años (¡¡5 años!!), y qué mejor ocasión para hacer una recopilación de «los mejores momentos», cosa que algunas personas me han sugerido que sería una buena idea.
Hace unos días empecé con el trabajo. ¡No penséis que revisarse cinco años de contenidos es sencillo! La exportación «en bruto» de la base de datos arroja más de 2.000 páginas de documento… que lógicamente hay que cortar. Mi idea es centrarme en los contenidos relacionados con la consultoría y el mundo de la empresa, dejando fuera las cosas más cotidianas, los hobbys, las «cosas de internet»… pero aun así creo que tendré que hacer una buena poda adicional.
Encima, para mi desgracia y debido a mi torpeza en alguna de las migraciones que he sufrido a lo largo del tiempo, no puedo aprovechar el texto «tal y como está» y tengo que corregir muchos textos por culpa de una mala codificación…
Pero más allá de eso, mi idea es dejar los textos tal y como salieron al mundo en su momento, sin retoques ni correcciones. Luego vendrá la cosa de darle formato, subirlo a una plataforma de autopublicación… espero poder completar todo el proceso más pronto que tarde, ¡a ver si para la fecha del aniversario está todo listo! Sería una bonita forma de celebrar la ocasión…
El libro estará disponible para su descarga gratuita en .pdf, y también habrá una versión física de pago.
Pero para llegar a ello, tengo todavía mucha faena por delante 🙂

Bookcrossing, libros viajeros

En un comentario en mi post en el que regalo libros de management, organización y gestión de RRHH (que va viento en popa, por cierto), Asialillo me sugería hacer bookcrossing con ellos.
Yo ya había oido hablar de este fenómeno (hubo una época en la que le dieron cierta cobertura en los medios tradicionales), pero nunca había experimentado con él. Básicamente, se trata de «liberar» los libros que puedas tener en casa, dejándolos en algún lugar público con el objetivo de que cualquier otra persona lo «adopte» y se lo lleve a su casa para leerlo y después, si quiere, repetir el proceso. De esta forma, un mismo libro (que en condiciones normales se pasa años criando polvo en la estantería una vez leído) puede tener más vidas en manos de otros lectores.
Este proceso, que podría funcionar sin más, tiene asociado un movimiento en internet: a través de bookcrossing.com (o su versión en español) puedes registrar los libros que vas a liberar, obteniendo un código identificativo. La idea es que apuntes ese código en el libro, de forma que quien lo recoja pueda ir a la web, anotar ese código y de esta forma dejar constancia de que lo ha encontrado, de que lo ha vuelto a poner a disposición del público, etc; una manera entrañable de hacer el seguimiento del «viaje» del ejemplar que fue originariamente tuyo. Además, gracias a la web puedes anunciar dónde has liberado un libro, hacer búsquedas para ver qué libros se han liberado por tu zona, etc, etc.
Como los libros de empresa no me parecen demasiado atractivos (vamos, que la gente normal ni pagándoles se los llevaría), me he decidido a probar esto del bookcrossing con otro libro que tenía por aquí. En concreto, el agraciado ha sido «La gran guía de los blogs 2008». Lo he envuelto en papel transparente (del que se usa para congelar alimentos; por aquello de la amenaza de lluvia) y lo he dejado en un banco en unos jardines cerca de casa (no sin cierta sensación extraña: «¿y si me ve alguien? ¿y si me dicen «eh, tú, que te dejas un libro ahí»?). ¿Lo cogerá alguien? Y si lo coge… ¿seguirá las instrucciones que he escrito en la primera página y dará parte en la web?
Quién sabe. Pero aun siendo consciente del riesgo de que acabe en una papelera o muerto de risa quién sabe dónde, me parece una idea en cierta manera romántica (un poco ñoña, si queréis) de darle una nueva vida, un nuevo hogar, a un libro.