Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


The corner room

O el despacho de la esquina. Ese al que todo el mundo quiere llegar, que representa el status de una posici�n…
Cuando uno es un recien entrado, es dif�cil (si no imposible) que tenga un despacho. Con suerte, y si se trata de una empresa de mucha relevancia, tendr� un lugar asignado (un «garito» le llam�bamos nosotros), pero lo m�s habitual es iniciarse en el «staff» o «pradera». Grandes superficies, generalmente en el centro de la planta y con poca o ninguna luz natural, con sitios sin asignar que cada uno se agencia de la mejor manera posible (dejando su ordenador de un d�a para otro, pidiendole al m�s madrugador que «le coja sitio», o directamente madrugando m�s que los de al lado: en �pocas de overbooking, hay verdaderas competiciones!!).
Con el avance de la carrera profesional, uno va mejorando y puede que le asignen un «garito». Suele ser igual que el «staff», pero separado del de la tropa. Adem�s de ser un sitio fijo, ya suelen ponerte tu nombre, asignarte un tel�fono… vamos, como un despacho pero sin paredes.
Lo siguiente es el despacho. Generalmente se empieza con un despacho muy peque�o (con ventana, o casi con tragaluz) o con un despacho m�s grande compartido con otro de tus iguales. Sin duda, se gana en intimidad. Y en status.
Y ya lo que queda es crecer. Que crezca el tama�o de tu despacho (igual ya puedes tener una mesa orientada en horizontal con dos sillas para minireuniones, en vez de una mesa pegada a la pared), que crezca el tama�o de tu ventana, y que la situaci�n del mismo se vaya acercando, poco a poco, hacia el lateral del edificio.
As�, el d�a menos pensado, te encuentras en el despacho de la esquina. El corner room. El tama�o ser� ya apreciable, y es posible que tengas una mesa redonda auxiliar para reuniones (o para acumular papeles, depende de cada uno). Y, en el colmo ya del status, un sof� o incluso un tresillo para reuniones de representaci�n. Cuando tienes sof�, ya puedes decir que eres alguien… y dormir alguna que otra siestecilla!

2 comentarios en “The corner room”

  1. Es curioso las diferencias entre las PYMEs y las empresas grandes. Es como otra dimensi�n a parte y francamente, cada vez m�s se parece a la Dimensi�n Desconocida. A veces charlando con clientes que trabajan en grandes empresas oyes comentarios de ese tipo, ves que se preocupan por si tienen despacho o no, si tienen sitio fijo para dejar el coche y los que quieren impresionarte se preocupan de tener un despacho a punto para cuando te tienes que reunir con ellos. En fin, si encima de lidiar con los clientes, la competencia y el jefe tienes que pelearte por un sitio donde trabajar ya me direis :)))

    Responder
  2. Una an�cdota de la pradera: donde yo trabajaba hab�a preferencia por categor�a, por lo que si un gerente llegaba tarde y no hab�a sitio, avisaba al departamento de «alquileres» y ven�a algui�n a decirle a un junior o senior que se levantara porque se iba a sentar el gerente. Era una situaci�n parecida a los cuentos de Dickens.
    Bekosta, yo trabajo en una mediana empresa, y el tema de la plaza de parking es uno de los problemas de RRHH m�s importantes y que m�s descontentos causa por lo que puede suponer de agravios comparativos…«da para escribir un libro»

    Responder

Deja un comentario