Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Vivir como un maestro

No llega a tanto… pero casi.

Hace unos d�as hablaba sobre la propiedad el�stica de la jornada del consultor , pero hay que reconocer que esta profesi�n tambi�n tiene sus puntos…

Por ejemplo, las vacaciones. Y es que esto de realizar «servicios profesionales» (vuelve a m� la analog�a que me naci� el otro d�a hablando de los chamanes y c�mo era «una de las profesiones m�s antiguas del mundo»…) tiene la ventaja de que, cuando los clientes paran, uno inevitablemente tiene que reducir el ritmo… es como si fu�semos gregarios de un ciclista: cuando el l�der para, no tiene sentido que tiremos del grupo.

Habitualmente (lo cual no quiere decir que no se d� el caso contrario), las vacaciones de verano son intocables. El pa�s cierra, y nosotros con �l. Eso s�, agosto, que quien se coje vacaciones en julio y luego va a la oficina en agosto se sabe que al final est� teniendo dos meses de vacaciones (en agosto no se trabaja «n�»), y eso ya no est� tan bien visto… vamos, no conozco a nadie que lo haya hecho y, ante los comentarios insidiosos, haya repetido. La presi�n social que dec�amos.

Pero es que adem�s de esas cuatro semanitas, es muy habitual que las firmas (al menos las «grandes») otorguen a sus humildes siervos unos d�as en navidad y otros d�as en semana santa, lo cual permite hilar una semanita aqui y otra all�, que vienen muy bien. S�, est� claro que es el «chocolate del loro» (al fin y al cabo, esas horas que parece que nos «regalan» no son sino una m�nima parte de de las que nosotros les hemos regalado a ellos en forma de horas extra no cobradas…), pero en el momento de recibirlas hacen una ilusi�n…

Los m�s avispados se habr�n dado cuenta de a qu� viene este post: que hoy, salvo cat�strofe, se inician para este Consultor An�nimo sus vacaciones, que le tendr�n alejado de la vida laboral hasta el pr�ximo 10 de enero del a�o que viene…. y como comprender�is, en este estado pre-vacacional, la mente no est� para muchas m�s reflexiones.

Deja un comentario