Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Wellington y los burócratas

Me ha gustado mucho un texto que cita Ángel y que se atribuye al Duque de Wellington, líder de las tropas inglesas que lucharon en España contra las tropas de Napoleón a principios del XIX.
El texto es la carta que Wellington envía como respuesta ante los requerimientos que le hacen desde la metrópoli para que realice labores burocráticas como hacer inventarios y arqueos de dinero. Su último párrafo es estupendo (traduzco libremente)
Esto me lleva a mi objetivo, que es pedir que el Gobierno de Su Majestad aclare mis instrucciones para que pueda entender por qué llevo un ejército por estas yermas llanuras. Entiendo que la razón debe ser, po rfuerza, una de las dos alternativas que presento a continuación. Seguiré cualquiera de las dos con mi mejor disposición, pero no puedo hacer las dos a la vez:
– Formar un ejército de contables uniformados en España para beneficio de los contables de Londres o, por el contrario,
– Intentar expulsar a las tropas de Napoleón de España.
De su más obediente servidor,
Wellington»
Y es que muchas veces las presiones burocráticas y los burócratas que las impulsan se olvidan del verdadero objetivo de las empresas y de los negocios. ¿A alguien le suena?

3 comentarios en “Wellington y los burócratas”

  1. Me alegra que te haya gustado. Un ejemplo inmejorable de humor inglés y de la Kafkiana desesperación de las burocracias para los que nos consideramos hombres de acción. A mi también me encanta la parte de:
    «Desafortunadamente, la suma de un chelín y nueve peniques sigue sin ser contabilizada en los gastos menores de un batallón, y ha habido una atroz confusión en el número de tarros de mermelada de frambuesa enviados a un regimiento de caballería durante una tormenta de arena al Oeste de España. Esta reprensible falta de cuidado puede deberse a la presión de las circunstancias, ya que estamos en guerra con Francia, un hecho que puede causarles algo de sorpresa a ustedes, caballeros de Whitehall».
    Creo que Wellington eleva la palabra «sarcasmo» a un nuevo nivel… 😀

    Responder
  2. Raul,
    O me lo parece a mi, o tu pasión blogueril se está viendo ultimamente un poco lastrada…
    Posibles razones:
    – No estar en una mega empresa, hace que uno no se inspire tanto. (esto me paso a mi)
    – El nuevo trabajo crea demasiadas responsabilidades. (puede ser al principio)
    – Nada nuevo que contar (esta no me la creo).
    – El blog necesita una pausa o cambio de orientación (podria ser, aunque no se si nos gustaria a tus fieles lectores, je, je…)
    Saludos,
    Emilio

    Responder

Responder a Consultor Anónimo Cancelar la respuesta