Tengo una lista de correo. En ella hablo de desarrollo profesional y personal. Vamos, cositas que sirven para intentar que te vaya mejor en el trabajo y en la vida.

Y es que…

Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca

Y no es que fueran malos profesores, no me entiendas mal. El Morsa (también conocido, en su casa, como Julián) nos enseñaba bien Historia, con su enorme mostacho. La Chusa (Maria Jesús) Lengua y Literatura, con su inconfundible estilo revolucionario. El Engañabaldosas (Ángel y su nada discreta cojera) Geografía.

Y así tantos otros profesores que, a lo largo de la vida, fueron pasando. En el colegio, en la Universidad…

Pero, a medida que vas creciendo, te das cuenta de que hay muchas cosas que ninguno de ellos te enseñó.

Que llegas a la vida adulta (personal y profesional) y hay cosas de las que NO SABES NADA. Y que nadie se va a encargar de enseñarte.

Te las arreglas como buenamente puedas.

Y no hablo de cositas pequeñas, no.

Hablo de habilidades que tienes que usar todos los días, y que tienen un impacto grande en tu trabajo y en tu vida.

¿Qué tipo de cosas?

  • Cómo reaccionar cuando tu pareja tiene un día de perros y te echa una bronca que no mereces
  • Cómo organizarte la semana de la muerte en la que tienes cinco reuniones importantes, el niño con gripe en casa y se acaba el plazo para presentar la declaración de la renta
  • Cómo actuar cuando te hierve la sangre y el cuerpo te pide arrancarle la cabeza a tu jefe
  • Cómo aprovechar esos diez minutos (que al final serán cuatro) que tienes para presentar tu proyecto al Comité de Dirección y que una semana después se acuerden de ti
  • Cómo mantener la tranquilidad cuando todo a tu alrededor parece una jaula de grillos
  • Cómo hacer un curso de formación para los nuevos de la empresa que no sea un coñazo
  • Cómo hacer que tu hijo adolescente recoja su cuarto
  • Cómo aprender a hacer cualquiera de estas cosas cuando vas todo el día con la lengua fuera y sin tiempo para respirar

Podría seguir, pero seguro que te haces una idea.

¿Recuerdas alguna clase en la que te enseñaran a hacer esto? 

Yo tampoco.

Así que tienes dos opciones:

 
  • Opción A: lo dejas estar, y sigues haciendo lo que buenamente puedes
  • Opción B: buscas la forma de ir aprendiendo a hacer esas cosas aunque sea poquito a poco

Si eres de la opción B, tengo una lista de correo.

Es para personas inquietas pero que, entre trabajo, familia y otras responsabilidades, no tienen demasiado tiempo libre. Comparto en formato corto ideas, reflexiones y herramientas que, quizás, te inspiren.

Porque mira, los diez minutos a la semana que tardes en leer mis correos no van a cambiar tu vida. Pero pueden hacerte pensar. Y animarte a hacer cosas distintas.

Y eso sí puede cambiar tu vida.

Pero eso ya depende de ti.

¿Quieres echar un vistazo a los contenidos de la lista de correo antes de decidirte? Éstos son algunos de los más recientes

Y mira, aquí abajo tienes algunas opiniones de suscriptores: son sus palabras, no las mías.

"Con todo esto del desarrollo personal hay una cantidad de humo espectacular, pero uno llega a Raúl y de repente todo se disipa."
Noemí Carro
Filosofía, comunicación y marketing digital
"Con todo lo que leo sobre tecnología, economía y negocios me viene bien alguien que hable reposadamente sobre aspectos más personales e individuales. Pero con los pies en la tierra."
Rubén Rollano
Experto en SAP y transformación digital
"Lo mejor de la lista de correo de Raúl es que me hace pensar. Estoy suscrita a otras newsletters, pero de la de Raúl siempre me llevo un aprendizaje o una reflexión."
Bea Jiménez
Ingeniera y Directora de Operaciones

Cuando te suscribas, además, podrás descargarte un ebook donde hablo de 8 de esas habilidades, con 40 consejos y 8 lecturas recomendadas.

No están todas las que son, claro. Pero si son todas las que están.

Y es una forma tan buena como cualquier otra de empezar a tirar del hilo.

8 habilidades tranversales

Ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron estas cosas

Me enseñaron cuándo llegó Colón a América, a hacer rimas consonantes y los ríos de España. Pero nadie me enseñó estas ocho habilidades transversales tan útiles para el trabajo y para la vida.

Quiero ver lo que ningún profesor te enseñó