�Felices fiestas!

Bueno, pues en unas horas comienzan las vacaciones de Navidad. Me gustar�a decir que me retiro del mundanal ruido (para seguir la senda de todos los sabios que en el mundo han sido, que dir�a Fray Luis de Le�n), pero mucho me temo que estas fiestas son todo lo contrario a un retiro espiritual. Viajes, familia y barullo. Lo disfrutaremos de todas formas.
Me gustar�a terminar el a�o con dos recomendaciones. Una, la hacen unos cient�ficos ingleses y son las 10 tareas que habr�a que realizar para alcanzar la felicidad (v�a Hmmm…):
1 – Cuidar una planta
2 – Recordar cada d�a cinco cosas positivas de la vida
3 – Salir a caminar
4 – Hablar durante m�s tiempo con los seres queridos
5 – Llamar a un amigo que no se ha visto por mucho tiempo
6 – Re�rse
7 – Realizar ejercicios por lo menos media hora al d�a tres veces por semana
8 – Sonre�r a personas desconocidas
9 – Reducir a la mitad el tiempo que se dedica a mirar televisi�n
10 – Realizar tareas en beneficio de la comunidad.
La otra, es un recordatorio que nos hace Mario en Nodos en red:
«el capital biol�gico, como no me canso de repetir, es la base de todos los capitales. Nada de importancia podremos conseguir si no cuidamos nuestra salud, con una dieta adecuada, actividad f�sica frecuente, descanso y – muy importante – una saludable vida sexual«.
Que estas fiestas sean lo m�s felices que puedan ser. �Nos vemos en 2006!

Trabajo basura

Creo que no lo hab�a comentado en este blog, aunque s� hab�a dado mi opini�n al respecto en Nodos en la red. All�, como en muchos otro sitios, esta web (trabajobasura.com) ha sido celebrada y vitoreada como algo fant�stico, un sitio donde los trabajadores puedan dar opiniones sobre su empresa… pues yo no estoy de acuerdo. A m� no me gusta un pelo. Galufante opina que es porque tengo prejuicios, preconcepciones, y unos «particulares puntos de vista sobre el mercado laboral». Es posible que as� sea, pero me gustar�a argumentar mi posici�n.
Creo, sobre todo, que no es una web neutral. No es una web para que la gente opine (bien y mal) de las empresas, sino un sitio orientado al pataleo (no digo que injustificado; luego hablamos de eso) y a la cr�tica negativa. Desde el propio nombre de la web (trabajo basura) hasta la introducci�n que se hace de algunas empresas («Lo peor de lo peor pisoteando los derechos de los trabajadores» es como presentan a Axpe, por ejemplo). Es como si el �rbitro de un Madrid-Barcelona se declarase cul� y profundamente antimadridista. No me parece ni de lejos ecu�nime.
Y de ah� qu� se puede esperar; pues eso, multitud de comentarios negativos y valoraciones p�simas. Claro, tambi�n se pueden insertar comentarios positivos. Solo que �stos, con la inercia propuesta por la web, son contestados con lindezas como �stas: «aparecieron los lameculos», «La verdad, es que no entiendo estos 2 �ltimos comentarios a no ser que, o no trabajes en Cap, o seas uno de los jefes», «ï¿½Y tu es que no eres jefe que nos aguanta, encima?Pues entonces perdona, pero o eres jilipollas o es que vives del cuento, porque no tiene otra explicaci�n», «Yo trabaje alli y me encontre a personajes como tu, que se creen los mejores y no pasan de ser meros traga-salchichas, por decirlo suave. La gente normal no creo que opine como tu» (todo esto en el hilo de Capgemini; por cierto, �este es el estilo de moderaci�n y respeto con el que se pretende llevar la web?
Ojo, no quiero decir con esto que las opiniones que all� figuran no sean v�lidas (aunque para m� las formas tienden a ser importantes, y en ocasiones all� se pierden). Lo que quiero decir es que el conjunto de la web ofrece una visi�n parcial�sima y sesgad�sima de las empresas valoradas: la visi�n de los «quemaos», la de las malas experiencias, la de los que se consideran (y esto es importante: es una visi�n subjetiva) «explotados», «despreciados» y «oprimidos». Y, por lo tanto, los resultados de la web tienen que cogerse con unas pinzas king-size para poder servir de algo a un lector interesado en conocer una empresa (tan king-size como las que hay que usar para coger lo que ponen las webs corporativas o lo que te cuentan en entrevistas de selecci�n, todo sea dicho).
Personalmente, adem�s, esa es una visi�n de la vida que nunca me ha gustado. No quita para que podamos hablar de los problemas existentes en el mundo laboral (que los hay, y muchos; a m� tambi�n me han despedido, mis horarios tampoco se cumplen, alg�n a�o me han congelado el sueldo, he estado sin formaci�n durante x tiempo, etc… y eso considerando que he tenido mucha suerte, hay gente que lo ha tenido peor). Y hay empresas muy perras, que tienen pr�cticas laborales nefastas. Pero aun en ese entorno, hay gente a la que le va bien, gente que progresa, gente que est� contenta.
Muchos dicen que es cuesti�n de suerte. Otros lo achacan a que seas un «lameculos» o un «tragasalchichas», como pon�an en el hilo que mencionaba antes. En mi opini�n, la actitud propia cuenta mucho, y hay gente que parece que disfruta en esa situaci�n de «el mundo est� contra m�», en ese estado de confrontaci�n permanente. Los jefes son unos estafadores, los compa�eros a quienes le va bien son unos pelotas, el mercado est� fatal y no me puedo cambiar, que si no…. todo es una especie de conspiraci�n. Supongo que eso tranquiliza la propia conciencia: yo no soy responsable de nada, la culpa de todo lo tienen otros.
Como digo, no comulgo para nada con esa forma de ver las cosas. Quiz�s sea eso a lo que llaman «mis particulares puntos de vista sobre el mercado laboral». Pues eso es lo que hay. Tampoco pretendo que nadie m�s los comparta, aunque s� de sobra que as� es. Simplemente es mi visi�n de las cosas y procuro ser coherente con ella. Y desde esta posici�n, Trabajobasura.com no me gusta.
Mira que no me suelo meter en estos berenjenales, porque s� que no tengo una opini�n muy popular. Pero bueno, hoy ha tocado. Galufante, gracias por sacar a la luz «lo peor» de m�… 🙂

�Te gusta la medicina?

Mario nos propone un peque�o experimento. �l dice que es un kokojuego, derivado de una kokolog�a; �habr� que creerle!
«Conduces por la ma�ana al trabajo. Eres un empleado de uno de los m�s modernos hospitales del pa�s, que da servicio a una poblaci�n de alrededor de 200.000 personas, con unas 400 camas, una docena de quir�fanos, as� como 3 unidades m�dicas especializadas de reputaci�n internacional. Un buen lugar para trabajar, con una plantilla comprometida, bien preparada, profesional.Al llegar, escuchas que se menciona tu nombre por el sistema interno de megafon�a. Se trata de un problema que s�lo puedes solucionar t�, el/la mejor valorado/a…»
(y ahora, elige el rol con el que m�s te identifiques):
a) … Cirujano/a
b) … Farmac�logo/a
c) … Enfermero/a
d) … Psicoterapeuta
�Ya? Bueno, pues (abrevio la soluci�n, que Mario la explica mucho mejor) seg�n lo que hayas elegido te situas en una matriz de dos dimensiones (complejidad de la tarea abordada y participaci�n del cliente en el proceso) que define cuatro estilos de hacer consultor�a.
Yo pens� en «cirujano». Reflexionando despu�s creo que encajo perfectamente. Me gustan los desaf�os «t�cnicos», los problemas que tienen una soluci�n determinada pero dif�cil de encontrar. Siempre fui bueno en matem�ticas, se me dan bien los sudokus, me encanta trastear con Excel… cosas que requieren, fundamentalmente, mi cabeza, un l�piz (o un PC) y tranquilidad.
�El problema? Que mi trayectoria profesional se est� yendo por otros derroteros. M�s por el lado del psicoterapeuta. No me disgusta, no lo hago mal (si no, no me hubieran dejado seguir por aqui)… pero creo que me sentir�a m�s c�modo con ese otro modelo.
Dichoso kokojuego.

El peso de la marca

Durante mi trayectoria profesional, siempre he trabajado para consultoras «con marca». Consultoras grandes, reconocidas y con prestigio (bueno, hasta que dejan de tenerlo… pero esa es otra historia).
Una marca de este tipo aporta indudables ventajas: por un lado, te abre puertas con mucha m�s facilidad que si vas como «Pepito P�rez Consulting». Esto es algo que se refuerza, adem�s, por el tama�o que suelen tener y por la capilaridad entre clientes (el boca a oreja suele funcionar). Adem�s, solo por el hecho de ir bajo esa marca, tu misma persona es «bendecida» con los valores que se le atribuyen a tu marca: rigor, seriedad, experiencia, conocimientos…
Pero es un arma de doble filo. Porque, a la vez que te facilita algunas cosas, tambi�n te restringe otras. Una marca fuerte es una sombra que pende sobre t�, y que te hace ser en ocasiones m�s prudente de lo necesario. Antes de decir algo, te planteas si encaja con lo que dir�a un consultor de esa marca. Antes de actuar, te planteas si encaja con los valores de la marca. Antes de vestirte, de relacionarte, de… la marca est� ah�, como tu sombra.
Cuando la gente habla de cultura empresarial y parece que son p�jaros y flores, a mi me entran ganas de recomendarles que se pasen un tiempo por una de estas compa��as de cultura (personalizada en la marca) fuerte. Ver�n si es una realidad o una entelequia.
Y hay veces que esa cultura y esa marca pesan como losas. As� que, para alguien que como ya he dicho siempre se ha movido en esos entornos, es un soplo de aire fresco imaginar siquiera como tiene que ser la vida sin tener que ser fiel a una marca. Julen nos da una idea. Suena muy bien.

Y que salga el sol por Antequera

O el que venga detr�s, que arr�e.
Son dos refranes/dichos populares (a los que soy tan aficionado) que ilustran algo que ha sucedido recientemente: el anuncio de la marcha de Fernando Alonso a McLaren el a�o 2007.
�Y por qu� digo que lo ilustran? Pues porque Alonso ha hecho lo que le ha parecido oportuno. Supongo que se habr� dejado aconsejar por un c�rculo cercano, pero luego ha tomado la decisi�n que ha considerado m�s adecuada. Ha ignorado a muchos de los «moscones» (patrocinadores, medios de comunicaci�n) que hubieran querido arrimar el ascua a su sardina. De hecho, a muchos de ellos les habr� pillado con el pi� cambiado, sin haber tenido oportunidad ni de saber qu� se estaba cociendo. Ha decidido, y los dem�s, que se busquen la vida.
Me parece algo a destacar. Estamos tan acostumbrados a pedir permiso, a tratar de contentar a todo el mundo, a no destacar, al miedo a la cr�tica, a «el que se mueva, no sale en la foto»… que nos descoloca alguien con las ideas tan claras como Alonso. Pues a m� me parece muy bien. Se equivocar� o acertar�, pero es alguien que no rehuye sus decisiones y no se esconde.

Un nombre corriente y moliente

As� es. Mi nombre y apellidos (los de verdad) son muy corrientes. Siempre he sido consciente de ello, pero con esto de Google…
El otro d�a me dio por hacer una egob�squeda, pero no por «Consultor An�nimo» (que esa s� me satisface el ego) si no por mi nombre… un desastre.
Si tomo s�lo mi nombre y primer apellido, salen 66.200 referencias, incluyendo un tonadillero mexicano, un dise�ador web, un poeta y autor teatral, un te�logo, un fil�sofo, un profesor universitario… he mirado las primeras 100 referencias, y no me he encontrado.
Si pruebo con nombre y dos apellidos, la cosa mejora porque solo hay 80 referencias: un doctor, un atleta ciego, un encausado por no s� qu� proceso, un ni�o que participa en un proyecto pedag�gico, un arquitecto, un secretario de econom�a y finanzas municipal, un divorciado… aqui si aparezco con, por lo menos, 4 referencias.
En cualquier caso, muy pobre en este mundo en el que Google es el nuevo dios. As� que he decidido abrirme un blog «oficial», en el que colgar� mi experiencia profesional, mi CV virtual… aunque solo sea para existir para nuestro amo y maestro, oh Google…
�Que me aburro? Pues un poco. Pero es la semana de pre-navidad, me voy de vacaciones el viernes y mi cabeza creo que ya hizo las maletas…

Hobby contra trabajo

El otro d�a me llam� un amigo. «ï¿½Tienes un segundo? Es para consultarte una cosilla del mp3, que como t� eres un monstruo…».
Mi «fama» con el mp3 surgi� hace ya a�os. Como suele suceder, en cuanto dedicas un poquito de tiempo m�s que los dem�s a un tema, enseguida te ponen la etiqueta de «experto» y te conviertes en referencia. El caso es que a m� lo del mp3 me gustaba, sab�a lo que era Napster, el Cd’n’go… en fin, nada del otro mundo, pero resultaba muy aparente para mi c�rculo m�s cercano. De hecho, llegu� a hacer una web (de la que hablaba por aqui hace un tiempo) que se llamaba «Mp3 para novatos» (y que, de hecho, sigue viva aunque en estado vegetativo desde hace a�os).
El caso es que, en la conversaci�n con este amigo, le expliqu� dos o tres conceptillos. Nada extraordinario, pero s� lo suficiente para «iluminarle» un poco. Al colgar, me di� por pensar: es curioso con qu� sencillez hab�a sido capaz de explicarle el tema, con qu� naturalidad lo hab�a aprendido yo hace a�os, qu� poco me costaba dedicarle tiempo al tema, con qu� facilidad lo recordaba todo.
Y me di� por compararlo con mi actividad actual…
Supongo que es la diferencia entre un hobby y un trabajo, �no?

Consumo excesivo de papel

Toneladas y toneladas, creo yo.
Cada cosa que hay que ver, cada cosa que hay que revisar… se imprime una copia. A una cara. En papel blanco. Y luego esas copias, con una o dos anotaciones, una vez vistas simplemente se tiran…
La empresa, como tal, ya ha tomado algunas medidas. Bueno, solo una: poner un contenedor de papel que se supone que vienen a buscarlo y destruyen documentos (�y los reciclan?). Al menos eso creemos…
Creo que la empresa deber�a tomar m�s medidas, como comprar papel reciclado y restringir al m�ximo el uso de papel blanco (para clientes pero poco m�s).
A nivel personal, yo tambi�n tengo un par de «buenas pr�cticas»: imprimir, siempre que puedo, dos o tres slides (transparencias) por p�gina, e ir almacenando el papel usado para utilizarlo como «sucio» en anotaciones internas, etc. Pero la verdad es que no siempre puedo poner en pr�ctica la primera, y la segunda… bueno, consumo mucho menos papel «en sucio» del que acumulo, por lo que creo que estoy haciendo un pan con unas tortas (acumul�ndolo para luego tirarlo todo a la vez).
Estoy pensando en proponer en la planta que, para los documentos de «consumo interno», reutilicemos el papel por la otra cara. Adem�s, tenemos dos impresoras, por lo que siempre podr�amos tener una cargada con papel «usado», y otra con papel sin usar para cuando se necesitase.
Me da una tristeza enorme pensar cu�ntos �rboles habr�n ca�do para que imprimamos nuestros borradores, la verdad.

Tenemos chicos nuevos en la oficina

Empezar un blog es una aventura: «ï¿½Conseguir� mantener un ritmo de actualizaci�n?» «ï¿½Me cansar� enseguida?» «ï¿½Lo leer� alguien?».
Mi experiencia me dice que, en un momento dado (que no se sabe cu�ndo ni c�mo sucede) se genera un c�rculo virtuoso: empiezas a escribir, alguien te lee, alguien comenta, alguien te enlaza, tus visitas crecen, te animas a seguir escribiendo, m�s gente te lee, m�s gente comenta, m�s gente te enlaza…
En los �ltimos d�as han «nacido» dos nuevos blogs relacionados con la consultor�a. Traje de Consultor, escrito por Consultor Frustrado, y Experiencia del cliente, escrito por Gallego.
Cada uno en su estilo, ambos prometen cosas interesantes. Os invito a conocerlos. Quiz�s nuestras visitas sean las que activen el c�rculo virtuoso.