Hay demasiadas cosas importantes que ningún profesor me enseñó nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas habilidades que me ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor. Más información, aquí


La m�quina del caf�

Nos han puesto una m�quina de caf�. Vale, ya s� que mucha gente tiene m�quina de caf�. Pero yo es que hasta ahora ten�a cafetera, y la echo de menos. S� que era un l�o (para tener una cafetera de ese estilo hace falta tener personal que est� pendiente de hacer caf�), y tampoco es que estuviese lo que se dice buen�simo.
Pero le daba un toque de calidez a la oficina: caf� siempre caliente, cafetera, servirse uno mismo, charlar con el personal…
Ahora todo es m�s «como en todos los sitios»: m�s fr�o, m�s impersonal.

3 comentarios en “La m�quina del caf�”

  1. Mmm… caf�eee… El aliado del perfecto oficinista. Yo era adicto a las m�quinas de caf� en la oficina. Mi preferido, el capuccino, con chocolate. Aunque s� que eso no era realmente caf�, eran polvos con agua. Pero me gustaba. Yo lo llamaba por su nombre: «un 27».

    Responder

Deja un comentario