Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Las cosas de palacio van despacio

�Y tanto! Lo que en una empresa peque�a es cuesti�n de decidir y actuar, en una empresa grande se convierte en un proceso largo y complejo, en el que tienen que participar muchas personas, decidir otras cuantas… y ya se sabe, cuantos m�s eslabones tiene la cadena, m�s posibilidades hay de error/malentendido, y m�s posibilidades de retrasos acumulados. As�, algo que podr�a estar hecho en media ma�ana, tarda un mes y supone un «parto».
Creo que esto fu� una de las cosas que m�s me sorprendi� cuando vine a Madrid. En mi oficina «de provincias», las cosas eran mucho m�s sencillas. Por ejemplo, para tareas auxiliares (tipo imprimir en color y encuadernar un documento) bastaba con pedirle a la secretaria (ya que la impresora a color ten�a una clave… �supongo que para no gastar innecesariamente!) y luego llevar el documento a los «chicos de planta» (hab�a cuatro para toda la empresa) y que te lo encuadernasen. Llegado el caso, te pod�as meter t� y encuadernar t� mismo.
En Madrid, esto mismo supon�a enviar el documento a trav�s de un formulario, asignarle un n�mero de job, que hicieran el trabajo en un edificio diferente y que una vez terminado te lo enviasen por valija interna. Acostumbrado al «h�gaselo usted mismo», esto me pareci� el colmo de la ineficiencia. Y de la falta de flexibilidad. Y de la lentitud.
Supongo (nunca lo he hecho) que gestionar una empresa grande exige que se pongan en marcha esos procedimientos de control para evitar el desmadre. Pero resulta todo tan lento y tan inflexible… lo de la esclerotizaci�n de las organizaciones que dicen.

3 comentarios en “Las cosas de palacio van despacio”

  1. Est� claro que en una organizaci�n grande hacen falta procedimientos, pero no pueden ser est�ticos, tienen que ser objeto de mejora continua. Lo que era l�gico hace unos a�os puede haber dejado de serlo hace tiempo.
    Y, por otro lado, lo m�s importante de las reglas es conocerlas… para saber cu�ndo salt�rselas. Es improbable que hacerlo puntualmente -he dicho puntualmente- tenga consecuencias negativas, siempre que puedes justificar el porqu�

    Responder
  2. Yo vengo de una empresa mediana que fue absorvida por un gigante, y la situaci�n que comentas me suena bastante.
    A�n as�, piensa que en esta tarea que comentas a�n tuviste suerte: exist�a un procedimiento definido para realizarla y t� conoc�as cual era ese procedimiento.
    En otros casos no conocer�s el procedimiento y dar�s palos de ciego saltando de ‘ventanilla’ en ‘ventanilla’ al m�s puro estilo de administraci�n p�blica.
    Y el caso peor ser� cuando directamente no exista el procedimiento para ello.
    Entonces, directamente la has cagado. Estar�s en la misma situaci�n que en tu antigua empresa de h�gaselo usted mismo, pero esta vez S� QUE TE LO HAR�S T� MISMO, porqu� aqu� no habr� nadie que ‘tenga’ que ayudarte, y cualquier ayuda que recibas te la tendr�s que ganar t� solito.
    P.D.: Por cierto, si en alg�n momento tu pasado de consultor te hace tener la tentaci�n de intentar mejorar o definir alg�n proceso, no lo hagas: recuerda al peor de tus clientes y con eso tal vez se te pasen las ganas…

    Responder

Deja un comentario