Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Los genios

La mayor�a de la gente, en su vida, no tiene ocasi�n de conocer de primera mano un genio.
Los genios destacan r�pidamente del resto del mundo. Suelen ser personas brillantes, con un cerebro privilegiado. A eso le suelen unir una curiosidad insaciable, un inter�s interminable por conocer nuevas cosas, nuevas ideas, nuevas experiencias. Y a ese c�ctel de capacidad y de inquietud le a�aden un tercer elemento: osad�a. Osad�a no entendida como temeridad (derivada de una hipot�tica ignorancia) sino la osad�a de quien ha visto claro cu�l es su camino y est� determinado a superar cualquier obst�culo que le impida seguirlo.
Los genios tienden a tener, como resultado de lo anterior, ciertas peculiaridades. Al ser personas inquietas, brillantes y osadas, no les importa romper cualquier convencionalismo establecido, tanto en el comportamiento social, en su atuendo, en sus costumbres… Estas peculiaridades les pueden poner, en un momento determinado, a los pies de los caballos: los dem�s tienen que agarrarse a sus rarezas para poder criticarles y nublar as� la envidia que les produce ver a alguien que les supera.
No todos los genios «triunfan», si entendemos el triunfo desde una perspectiva «tradicional» (�xito=dinero+poder). Sin embargo, echando un vistazo a la historia, se descubre que los grandes avances de la humanidad en cualquiera de sus vertientes (arte, literatura, industria, negocios…) son provocados por genios… son ellos los personajes que mayor admiraci�n despiertan, los que mayoritariamente se convierten en espejos en los que mirarnos…
Dec�a al principio que la mayor�a de la gente no tiene ocasi�n de conocer a un genio de primera mano. Lo cual no s� si es una ventaja o un inconveniente. Porque cuando se conoce a uno, se tienen dos opciones: o retorcerse de la envidia (en cuyo caso hubiese sido mejor no conocerlo) o abrir los ojos y admirar la genialidad que se tiene tan cerca. Entonces es una verdadera suerte.

1 comentario en “Los genios”

Deja un comentario