Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Más vacaciones pero menos vacaciones

Esta Navidad es rara. Es la primera de mi nuevo trabajo…
Voy a tener más vacaciones, porque voy a estar dos semanas fuera de casa. ¡Dos semanas! Desde los (añorados) tiempos universitarios no se veía una cosa igual. Desde que dejé la Universidad y empecé a trabajar, siempre he tenido una semana por estas fechas. Que no está nada mal, ni mucho menos; de hecho, es una de las cosas que mis amigos ex-consultores más me dicen que echan de menos – eso de que la Firma te «regale» (no es más que una compensación insuficiente al porrón de horas de más que se echan, pero bueno) una semanita navideña es un chollo. Pero ahora… ¡dos semanas!. Qué bien… pero no tanto.
Porque otros años, me iba de vacaciones con todas las consecuencias: se cierra el chiringuito y te vas completamente despreocupado – una semana en la que ni te acuerdas de clientes, de proyectos, de jefes ni de gaitas; sólo amigos, familia, tiempo libre. Y no pasaba nada, todo el mundo lo daba por hecho. Sin embargo, ahora es distinto. Me voy dos semanas, pero no «cierro» nada. Aquí estoy con el portátil, atendiendo «mis asuntos». Lo haré esta semana y lo haré la que viene. Bien es cierto que con otro ritmo, posiblemente dedicando alguna hora menos (¿o no?) y con otro ambiente. Pero trabajando al fin y al cabo.
Que no me parece mal, que conste. De hecho, esta flexibilidad geográfica y horaria es una de las cosas más atractivas de este trabajo – el no tener que depender de estar en una oficina en unas fechas o en unas horas concretas. Pero es algo a lo que tengo que acostumbrarme. Porque esta sensación de que «trabajo pero no trabajo» es extraña.

4 comentarios en “Más vacaciones pero menos vacaciones”

  1. También yo tengo por primera vez dos semanas de vacaciones en Navidad, pero al contrario que tú no pienso acordarme del trabajo para nada de nada 😉 Estoy por apagar el móvil no sea que alguien se olvide y me recuerde que nada es eterno.
    En lo que a mi respecta, espero no tener que darte mucho trabajo 😉

    Responder

Deja un comentario