Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Ponerse zancadillas a uno mismo

Estos d�as estoy asistiendo, en primera fila, a un ejemplo de gesti�n mal llevada.
Se trata de un gerente que, de siempre, est� acostumbrado al «yo me lo guiso, yo me lo como». Es muy v�lido t�cnicamente, pero un desastre como gestor de equipos. Resalto algunos elementos que me llevan a esta opini�n:

  • Asume que todos los dem�s son, de serie, tan buenos como �l mismo. Por lo tanto, no dedica tiempo a explicar las cosas «desde el principio», somete a una presi�n excesiva a sus equipos (espera de ellos que todo est� tan r�pido y tan bien como lo har�a �l) y, finalmente (y como no pod�a ser menos) acaba decepcionado por los resultados y rehaciendo las cosas �l mismo.
  • No permite asumir riesgos a su equipo. Supervisa todo lo que se hace hasta el m�nimo detalle, y no deja que salga a la luz hasta que todo est� «a su gusto» (a veces es un criterio t�cnico, pero a veces es simplemente cosa de formato o de estilo de redacci�n).
  • No planifica. Pide las cosas seg�n se acuerda/tiene tiempo. Va a impulsos. Por lo tanto, los equipos se vuelven locos: de repente hay que hacer algo de hoy para ma�ana, cuando con un poco de planificaci�n se podr�a haber hecho desde antes, m�s tranquilos y mejor.
  • No gestiona las demandas entrantes. Atiende todas las llamadas, todos los mails, todas las visitas… al momento. Eso genera, por ejemplo, que mientras est�s revisando un tema atienda una llamada telef�nica de media hora, mientras que t� pintas en un papel esperando a que termine.
  • No separa el tiempo personal del profesional. No desconecta. La Blackberry es su amiga. Lo peor es que no asume que el resto no comparta esa visi�n, y no est�n disponibles cuando �l quiere que lo est�n.
  • Est� demasiado tiempo fuera: vendiendo, dando charlas, llevando proyectos. Pero, a la vez, pretende que todo pase por sus manos. Como consecuencia, no tiene tiempo: solo a partir de las 19:00 h aparece por la oficina y entonces se pone a «despachar» con sus equipos. Durante el resto del d�a, ilocalizable.

He de decir que lo considero un t�o majo (es decir, no es el t�pico «cabr�n» que hace las cosas con mala uva). Pero no gestiona bien sus equipos. Y eso va a provocar, m�s pronto que tarde, problemas en dos niveles: en el suyo personal, es el t�pico candidato a enfermedad coronaria: intenta llegar a todo pero, simplemente, el tiempo no le da de s�. Y no s�lo a nivel de salud, sino que a nivel familiar no me extra�ar�a que la situaci�n se le complicase a medio plazo: no es posible mantener una familia (mujer y dos hijos) con ese ritmo de vida.
Y un segundo nivel, organizativo. Y es que con esta forma de trabajo los equipos, l�gicamente, se queman. Si se queman, se van. Si se van, no hay nadie en condiciones de ir asumiendo parte de su carga de trabajo. Si nadie asume parte de su carga, �l lo sigue llevando. Y, dado que su tiempo es finito, se convierte en un cuello de botella que perjudica al conjunto.
�Soluciones? Dif�ciles, dif�ciles…

8 comentarios en “Ponerse zancadillas a uno mismo”

  1. Consultor,
    debo reconocer que me fui de mi anterior empresa pq el Director General era as�: quer�a ser la novia en la boda, la puta en la fiesta y el muerto en el entierro.
    Su ego no le dejaba delegar absolutamente nada, y se empe�aba incluso en ense�ar a los programadores a picar c�digo. Una pena. seg�n me comentan, se sigue cargando la empresa el solito y como buen autista no emite ni en AM ni en FM.
    A.

    Responder
  2. Muy buena descripci�n del micromanagement en el mundo de la consultor�a. He visto varios de estos y el resultado es que acaban anulando las individualidades, haciendo trabajar como esclavos al equipo, … Es muy estresante trabajar con ellos y es muy dif�cil detectarlos si s�lo se mira el corto plazo (a proyecto vista) ya que obtienen resultados proyecto a proyecto, pero a costa de cargarse al personal

    Responder
  3. Nooo, cumplo la 1�, 4�, 5� y 6�. Est� claro que me queda mucho por aprender.
    Queda el consuelo de que por lo menos, hay 2 que no hago. Habr� que mejorar.
    Jaja, pero es curioso que la de la disponibilidad total, lo has clavao. Y ciertamente, no me creo que la gente no est� disponible. La inspiraci�n existe, pero tiene que pillarte trabajando (Picasso)… pues trabaja siempre!
    Es broma, buen post.

    Responder
  4. Lo has clavado!
    Ya tengo dec�logo de lo que no debo hacer 🙂
    Ese Gerente del que hablas adem�s, seguro que dir�a: «Vaya, vaya, otro
    consultor de esos, que se creen que lo sabe todo».
    En fin … Lo peor no es que lo haga, sino que ni siquiera quiere darse cuenta de lo que hace.

    Responder

Deja un comentario