Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Pros y contras de la consultor�

A raiz de los comentarios sobre este post, adem�s de alg�n otro que he le�do estos �ltimos y desestructurad�simos d�as, he tenido que pararme a pensar: �realmente merece la pena trabajar en consultor�a?
Vayamos por partes: es verdad que hay momentos en los que toca «apretar», llegando a puntas de trabajo importantes. Pero creo que es importante rese�ar que, al menos en mi experiencia, eso no es todos los d�as; as� que no creo que sea bueno tomar la parte por el todo, y pensar que ser consultor es estar sin dormir d�a s� y d�a tambi�n. Pasa a veces, s�, pero ya est�.
Quiz�s lo peor de todo sea el no poder controlar uno la carga de trabajo. En un sector como el m�o (proyectos cortos, varios clientes en paralelo) est�s a merced de casi todos: puedes pasarte una semana esperando el ok de dos clientes, y de repente llaman los dos a la vez. Es dif�cil, por lo tanto, planificar. Y en ocasiones sucede que se alinean los astros y pasan cosas como la de ayer.
El horario de trabajo habitual es largo, es verdad. Pero todos los d�as, cuando voy en el autob�s de vuelta a casa, lo que veo es un mont�n de gente que est� igual que yo, y desde luego no todos son consultores: hay de todo, por lo que se deduce que todos los trabajos tienen sus penas.
Y, por el otro lado, a mi la consultor�a me da cosas que me gustan: posiblidad de conocer gente, de conocer clientes y negocios distintos, un grado de autonom�a (relativa) bastante alto, flexibilidad horaria, un sueldo que sin ser maravilloso pues no est� mal… en mi caso, adem�s, tengo la suerte de estar en un entorno de trabajo agradable, con un jefe estupendo y unos compa�eros tambi�n estupendos.
L�gicamente, si alguien me pregunta ayer a las 4 de la ma�ana, me hubiese cagado en todo eso. Pero para ser justo, a mi el balance no me disgusta. Ten�a un jefe que lo expresaba muy gr�ficamente: «esto es como una balanza, en la que cont�nuamente pones en un lado lo que t� das a la empresa, y en otro lo que recibes: y el d�a en que pese m�s lo que das que lo que recibes, lo inteligente es marcharse».
Pues eso. Que este negocio, con sus inconvenientes y sus momentos dif�ciles, es bonito y apetecible. Eso s�, ���yo necesito que lleguen YA las vacaciones!!!
PD. Este post me ha tra�do a la memoria otros varios de los que he venido escribiendo en estos meses. Los linkeo aqui, en la medida en que tienen relaci�n con �ste, por si alguien quiere refrescar la memoria
Qu� mala hora!!
Flexibilidad horaria
La eterna paradoja del consultor
La batalla
La cultura de echar horas
Vivir como un maestro
�D�nde est� el glamour?
El cliente perfecto
Life is a rollercoaster
Consultor�a, �la �ltima opci�n?

8 comentarios en “Pros y contras de la consultor�”

  1. Me ha gustado el ejemplo de tu jefe. Aunque yo se lo dir� a mis empleados sum�ndole al final que si nosotros detectamos que la balanza se inclina demasiado hacia lo que recibe de la empresa… lo inteligente ser�a despedirlo 😀

    Responder
  2. «un sueldo que sin ser maravilloso pues no est� mal»
    Te parafraseo…para preguntarte…a que le llamas tu…un sueldo que no est� mal…Es mera curiosidad…
    Agur.

    Responder
  3. No es f�cil explicarlo aunque te honra el intento. Supongo que hay que haber pasado unas cuantas noches en la oficina bajo presi�n (recuerdo hace a�os haber pasado la del 23 de diciembre para garantizar una feliz nochebuena a un cliente)para entenderlo. Pero tambi�n hay que conocer esos otros d�as en que no parece un trabajo.

    Responder
  4. Sedenbaum, a mi es que me parece lo correcto; si un empleado tiene libertad para elegir si quiere seguir trabajando o no, un empresario debe tener la misma libertad respecto de sus empleados…
    �Un sueldo que no est� mal? Pues el que me permite pagar la cuota (compartida con mi mujer) de la hipoteca y no tener demasiadas preocupaciones para llegar a fin de mes. La cantidad la dejamos en el anonimato tambi�n… 😛
    Eduardo, supongo que hay que vivirlo para poder entenderlo. Lo que me preocupa es poder dar una visi�n demasiado sesgada hacia lo negativo de la consultor�a, cuando creo que hay cosas bien interesantes y que merecen la pena… aunque a veces tengan su coste!

    Responder
  5. No es por un tema de comparaci�n (tendr�a bastante poco sentido compararse retributivamente conmigo a partir de lo que pongo en el blog), simplemente considero que el salario de cada uno es un tema bastante personal, lo suficiente como para poder decidir si se comparte o no, con qui�n y en qu� condiciones.
    Lo que no acabo de entender es lo de «as� nos va»…

    Responder
  6. Mi querido an�nimo…pues s�…as� nos va…con toda nuestra carga de autocomplacencia…Para qu� vamos a hablar de nuestros salarios? Sin duda…aparecer�n las rencillas…y las envidias…conclusi�n…el empresario se frota las manos…porque ninguno de sus trabajadores…conoce lo que ganan los dem�s…y todos contentos…TU ESTAS CONTENTO?
    Agur.

    Responder
  7. Tengo una angustiosa sensaci�n cuando leo tus mensajes, derivada de los puntos suspensivos. Es como escuchar a Darth Vader!! 🙂 (o m�s exactamente, aunque menos conocido, al amigo inv�lido de Malcolm en la serie del mismo nombre)
    Respondiendo a tu pregunta… s�, estoy contento, dentro de lo razonable. A todos nos gustar�a ganar m�s y hacer menos, estoy seguro, pero haciendo un an�lisis fr�o, no puedo quejarme: seguro que hay gente que curra mucho y se esfuerza mucho, y retributivamente no se ve compensado.
    Ahora bien: como bien apuntas, si me entero que mis compa�eros ganan el doble por hacer lo mismo, s� me requemar�a, l�gicamente. Es una cuesti�n de equidad interna… pero yo no ser�a partidario ni de:
    a) pagar a todos por igual: eso dar�a lugar a que todo el mundo igualase su esfuerzo por abajo (si voy a cobrar lo mismo que este escaqueador… �para qu� me voy a esforzar?
    b) pagar diferente y publicarlo: eso generar�a, como bien dices, envidias y rencillas. Cada uno tiene una visi�n muy subjetiva de su rendimiento comparado con el de los dem�s, por lo que el mal rollo generado ser�a casi peor.
    �Soluci�n? Desde mi punto de vista, lo correcto es establecer un sistema retributivo que permita por un lado cierta homogeneidad (p.j que todos los que tengan unas responsabilidades o nivel organizativo se situen en una misma banda que todos conozcan) y cierta flexibilidad (que dentro de esa banda, la direcci�n tenga posiblidad de establecer diferencias de acuerdo a criterios razonables).

    Responder

Deja un comentario