Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Regalo de despedida

No, no me voy a ning�n sitio… de momento :).
El que se va es un compa�ero. Despu�s de 10 a�os en la empresa, se marcha (a la competencia, por cierto: eso es un problema… pero bueno, es otra historia).
El caso es que se est� haciendo una colecta para hacerle un regalo de despedida. Es de estas cosas que no me parecen mal (como los regalos en caso de boda, nacimiento de hijos, etc.) aunque a veces resultan un tanto forzadas (sobre todo en el momento de la entrega: todo el mundo haciendo corro mientras que el «homenajeado» abre el paquete y hace como que le sorprende y como que le gusta).
Estamos dudando entre un regalo m�s tradicional (estilo pluma grabada, o corbata) o algo m�s personalizado… creo que en esta ocasi�n va a ganar lo segundo.
Lo que me ven�a a la mente es que me parece poco elegante por parte de la empresa. Creo que, aparte de la iniciativa de sus compa�eros m�s directos, deber�a ser ella quien se «estirase» con un detallito para un empleado que ha dejado 10 a�os de su esfuerzo profesional en favor de la firma. Un regalo de tipo «institucional», de esos que probablemente acaben cogiendo polvo en un trastero, pero cuyo significado es m�s que su valor intr�nseco. Seguro que, adem�s, el coste es m�nimo respecto a la cantidad de dinero que esta persona habr� hecho ganar a la empresa.
No digo que se de un regalo a cualquier mindundi que abandone la organizaci�n con dos o tres a�os de recorrido. Pero cuando uno se pasa 10 a�os en un sitio, la relaci�n laboral tiene algo de sentimental, uno acaba siendo algo as� como una «instituci�n», y ese tipo de cosas es bonito. Una especie de «broche de oro» a un camino conjunto.
Pero bueno, supongo que son cosas que ya no se estilan en seg�n qu� sitios. Si en el fondo soy un sentimental…

3 comentarios en “Regalo de despedida”

  1. En la consultora donde yo trabajaba no hab�a regalo «institucional». Pero los socios de la unidad de negocio a la que pertenec�a el que se iba, se ocupaban de que hubiera un buen detalle (t�pico libro muy bien encuadernado y editado de valor escandaloso y poca utilidad o figurita de gusto dudoso). Era, a todos los efectos, institucional.
    El detalle, como dices, era lo que contaba. Y era algo que se valoraba, tanto por que se iba como por los que lo ve�amos. Adem�s, si el que se va tiene como destino un «cliente» real o posible, raz�n de m�s para quedar bien.
    Pero llegaron los a�os malos del 2.002-03, y esos detalles se descuidaron/olvidaron…No s� como est� ahora el tema.

    Responder
  2. En algunos sitios, al irte, no es que no te den un regalo. Es que se acuerdan de toda tu familia. �Y durante meses!
    �Eso s� que es tenerle cari�o a los empleados!

    Responder

Deja un comentario