Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


14 de julio

Fiesta nacional francesa, por cierto. El hecho es que hoy me ha tocado rellenar mi pen�ltimo TR y mi pen�ltima hoja de gastos (que, con el periodo de viajes que he tenido, abultaba un buen «pu�ao»). Y al poner la fecha para enviar los recibos, he visto a qu� altura del verano estamos.
No tengo ninguna sensaci�n de que sea verano. De trabajo ando igual o peor que siempre, la jornada intensiva es un mito que no existe. Sigo saliendo a las mismas horas, sigo haciendo lo mismo despu�s de trabajar, los fines de semana los tengo que dedicar a lo mismo que en invierno…
Voy por la calle y veo gente que va y viene con pinta de «piscineros». Gente que hace planes para disfrutar de las terracitas. Gente morena que ha tomado el sol. Y me siento un poco marciano, como si me acabasen de coger del pleno invierno y me hubiesen puesto aqu�.
El otro d�a me sorprend� cuando v� en el peri�dico uno de esos suplementos «Verano» con los que tratan de paliar la falta de noticias. �»Verano»? �Co�o, si es verdad! Tampoco estoy disfrutando de las pre-vacaciones: hasta la segunda de agosto todav�a queda un mes, y apenas tengo tiempo para lidiar con el d�a a d�a como para planificar las vacaciones. As� que las vivo todav�a como una nebulosa lejana. No s� ni d�nde tengo el ba�ador.
Qu� lejos quedan aquellos veranos del estudiante, tres meses completos. Eso s� que era desconectar.

Deja un comentario