Hay muchas cosas importantes que no nos enseñaron en la escuela, ¿no te parece?. Y aquí estamos, aprendiéndolas cada uno como puede... Me llamo Raúl y me gusta compartir ideas, reflexiones y herramientas que te ayudarán en tu trabajo y en tu vida. Cientos de personas ya se han suscrito a mi newsletter semanal gratuita. Más información, aquí


14 de julio

Fiesta nacional francesa, por cierto. El hecho es que hoy me ha tocado rellenar mi pen�ltimo TR y mi pen�ltima hoja de gastos (que, con el periodo de viajes que he tenido, abultaba un buen «pu�ao»). Y al poner la fecha para enviar los recibos, he visto a qu� altura del verano estamos.
No tengo ninguna sensaci�n de que sea verano. De trabajo ando igual o peor que siempre, la jornada intensiva es un mito que no existe. Sigo saliendo a las mismas horas, sigo haciendo lo mismo despu�s de trabajar, los fines de semana los tengo que dedicar a lo mismo que en invierno…
Voy por la calle y veo gente que va y viene con pinta de «piscineros». Gente que hace planes para disfrutar de las terracitas. Gente morena que ha tomado el sol. Y me siento un poco marciano, como si me acabasen de coger del pleno invierno y me hubiesen puesto aqu�.
El otro d�a me sorprend� cuando v� en el peri�dico uno de esos suplementos «Verano» con los que tratan de paliar la falta de noticias. �»Verano»? �Co�o, si es verdad! Tampoco estoy disfrutando de las pre-vacaciones: hasta la segunda de agosto todav�a queda un mes, y apenas tengo tiempo para lidiar con el d�a a d�a como para planificar las vacaciones. As� que las vivo todav�a como una nebulosa lejana. No s� ni d�nde tengo el ba�ador.
Qu� lejos quedan aquellos veranos del estudiante, tres meses completos. Eso s� que era desconectar.

Deja un comentario