Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Bestsellers de aeropuerto

El otro d�a, pude dedicar un rato en el aeropuerto a curiosear por las tiendas. Normalmente llega uno por los pelos a embarcar y en esta ocasi�n, para variar, me present� en el aeropuerto dos horas antes de la salida del avi�n: qu� le vamos a hacer, una reuni�n termina antes de lo previsto y tampoco hay vuelos entre medias.
As� que me di una vuelta. Realmente, la �nica tienda que llama mi atenci�n es el kiosko de prensa y libros. El resto como que me da igual: no quiero cajas de bombones tama�o extra-grande, ni perfumes ni nada. Adem�s, teniendo tanto rato hasta el vuelo, pens� en comprar algo y leer un rato.
Me detuve en la secci�n de novela. Realmente, seguimos anclados en la moda editorial de las conspiraciones pseudo-religiosas… medio a�o despu�s. El caso es que luego me di una vuelta por la secci�n de «empresa». Y la verdad es que resulta una visi�n curiosa.
No se encuentra uno gruesos manuales de gesti�n, ni de marketing, ni de nada. Lo que ve, en realidad, son libros que, tras un t�tulo m�s o menos sugerentes, esconden mensajes «subversivos»: «Adios a la empresa», «El �ltimo empuj�n», «Buenos d�as, pereza«, «La buena suerte», «Qui�n se ha llevado mi queso»… de estos, algunos los he le�do, otros estoy en trance y otros, simplemente, no los voy a leer.
Generalmente no son libros especialmente profundos (m�s bien al contrario), ni largos. Bien pensado, tiene sentido. El p�blico objetivo en estas tiendas es, en muchos casos, un grupo de profesionales, que vienen de estar todo el d�a de viaje/reuni�n/viaje. Probablemente cansados, pensando lo tarde que van a llegar a sus casas, lo hartos que estan de todo y lo que les gustar�a mandar todo a la porra… para este segmento, el reclamo es evidente: libros ligeros, f�ciles de leer, que por un pu�ado de euros ofrecen un recetario sencillo y hacen so�ar con un futuro laboral mejor.
No me extra�a que se vendan como rosquillas. De hecho, ya lo he dicho, yo tengo ya algunos (y, para ser sinceros, tambi�n tengo alguno de conspiraci�n pseudo-religiosa. La carne es d�bil…)

4 comentarios en “Bestsellers de aeropuerto”

  1. «Qui�n se ha comido mi queso» me obligaron a leerlo en la empresa que trabajaba en unos d�as de «ejercicios espirituales de imagen»… …despu�s de eso entr� en una din�mica que me llev� a una invalidez total parcial y me encuentro mucho mejor. «El buenos dias pereza» es una tomadura de pelo.
    Saludos

    Responder
  2. De acuerdo contigo: los problemas siempre han sido un gran elemento para segmentar… de hecho el sector entretenimiento vive en un alto porcentaje de la «evasi�n de los problemas». El entorno laboral en un GRAN creador de problemas y conflictos, y el nicho est� muy bien identificado.
    Lo que dices sobre que son una buena distracci�n para los vuelos me ha hecho pensar en los peri�dicos gratuitos del Metro: finitos y que se pueden leer durante el trayecto… la diferencia es el precio, aunque tambi�n hay diferencias entre el billete de metro y el de avi�n 😉
    Saludos cordiales,
    Gonzalo
    (otro consultor)

    Responder
  3. Bueno, yo estaba en al misma l�nea de libros de aeropuerto y una vez terminado el filon de conspiraciones pseudo-religiosas y las recetas para mejorar en la empresa prefiero pasar por mi librero de cabecera de vez en cuando y tener lectura sufciente para afrontar esas horas de viaje. Aunque de vez en cuando cae alguna cosnpiraci�n m�s.

    Responder
  4. Yo lo que sugerir�a a las tiendas de los aeropuertos es que emitan sus tickets con algo m�s «et�reo» que Narrativa, de forma que puedan pasarse como gastos justificados (que cuelen, por ejemplo, como una comida).
    Vitus, el librero de siempre es una gran fuente de inspiraci�n… pero no est� en el aeropuerto. La compra en el aeropuerto es totalmente «de impulso»… (Off-Topic: �nimo con el blog de comida!! Puede ser muy interesante…)
    Chin: a mi el del queso tamb�en me pareci� una «bobochorrez». Muy del estilo americano, que aqui, lo siento mucho, no encaja.

    Responder

Deja un comentario