Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Las recomendaciones, de una en una, ganan valor

Estaba leyendo este post de Scoble. En él, hace una recomendación de gente interesante para seguir sus blogs, twitters y demás (dentro del mundillo tecnológico).
Cuando he leído la introducción me he dicho «¡qué bien! Igual puedo renovar alguna de mis fuentes». Pero he seguido leyendo… y lo que plantea Scoble son decenas (calculo entre 130-160) de fuentes. Obviamente, demasiadas para verlas todas (ni siquiera para echarles un vistazo). Y puestos a elegir… ¿con qué criterio? Pero siendo sinceros, es que me ha dado pereza hasta leerme la lista entera a ver que encontraba.
Conclusión: si quieres hacer una recomendación, hazla. Mójate. Recomienda lo que te guste. Pero ve al grano, dale protagonismo a esa recomendación, no la entierres entre otras iguales. Porque si lo haces, no destacará, pasará inadvertida.

7 comentarios en “Las recomendaciones, de una en una, ganan valor”

  1. Hola Raul!
    La verdad es que el post que has referido abruma… me ha entrado una pereza brutal de ver tantos enlaces, total: no he abierto ni uno! jajajaja. Cuanta razón tienes en esto de las recomendaciones.
    Saludos,
    Intoku.

    Responder
  2. Intoku, la misma sensación tuve yo!
    Jaime, muchas gracias. Sí, yo también creo que aporta mucho más valor la interacción que la mera lectura pasiva. Llega un momento en el que no hay ni tiempo ni energía como para atender a tantas fuentes.
    «chica de Potedaia», yo creo que lo que hay detrás es el miedo a «mojarnos». Queremos quedar bien con demasiada gente («cómo voy a recomendar a éste en vez de al otro») y al final nos quedamos a medias.

    Responder
  3. Hombre, uno puede estar suscrito a 300 feeds (o a más) y no pasar nada. Depende de los que sean y cada cuanto actualicen.
    Lo que sí es verdad es que una cosa es hacerse uno mismo su propia lista, con tiempo y paciencia, que «vomitar» listando cada uno con, todo lo más, una línea de texto que ni siquiera me dice si va a ser de mi interés. Porque el hecho de que alguien sea fundador de la empresa X no da muchas pistas sobre si me va a resultar interesante lo que dice o no… :-/

    Responder

Deja un comentario