Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Moda editorial

Leo en estos d�as el archiconocido «C�digo Da Vinci», de Dan Brown. De �l he o�do de todo, desde «c�mo engancha» hasta «no pierdas el tiempo con �l». Y como me pasa con la mayor�a de cosas, he decidido que antes de opinar tendr� que conocerlo…

Sin embargo, el «C�digo Da Vinci» es no solo un libro, sino un fen�meno editorial. La otra tarde, en la pausa de la comida, me acerqu� a una librer�a, o mejor dicho, a uno de los nuevos supermercados del libro/prensa/m�sica/videojuegos, poco que ver con la cl�sica librer�a. El caso es que me sorprendi� el mont�n de libros «sospechosamente» parecidos al ya mencionado. Desde «ï¿½ngeles y demonios» del mismo autor (y de pr�cticamente autoplagiada portada), a «El �ltimo Cat�n», pasando por «El �ltimo Merovingio», «La hermandad de la S�bana Santa», «La sombra del Templario», «El secreto de la Mona Lisa», «El Club Dante»… Todos ellos comparten una mezcla de misterio milenario, organizaciones secretas, claves ocultas en arte o arquitectura… todos ellos resultan tan parecidos…

Evidentemente, estamos ante una moda editorial. Una m�s, supongo. Lo que me lleva a comentarla es la clara relaci�n con una de las caracter�sticas m�s evidentes del mundo de la consultor�a: las modas.

Si avanzamos hacia atr�s en el tiempo, podemos recorrer los �ltimos a�os en t�rminos de modas de consultor�a: la movilidad, el CRM, el coaching, el ebusiness, los ERP, supply chain, el euro, la adaptaci�n al 2000, la reingenier�a de procesos… la consultor�a funciona a impulsos. En un momento determinado, parece que proveedores, clientes, acad�micos y prensa se ponen de acuerdo para encumbrar un nuevo concepto, una nueva metodolog�a, un nuevo enfoque… y se convierte as� en la nueva moda, en la que todo consultor que se precie se tiene que sumar para no estar «fuera de onda». Y no digamos las empresas, cualquier empresa que se precie de serlo tiene que implantar la nueva soluci�n, so pena de ser el hazmerreir de sus contrapartes, y eso a pesar del impacto presupuestario que suelen suponer.

Sin embargo, uno va observando como pasa el tiempo, y c�mo afecta la introducci�n de esas modas en las empresas. No llegar� a decir que el �xito es independiente de su adopci�n, algo se supone que ayudan. Pero he alcanzado el convencimiento de que todas estas cosas no son m�s que herramientas. Herramientas que una empresa puede necesitar… o no. Que una empresa puede utilizar bien… o no. Que, en definitiva, dependen del criterio y la capacidad de las personas para generar el rendimiento que se les supone. Lo que me lleva a concluir que lo definitivo para el devenir de las empresas no son las t�cnicas de gesti�n, o las herramientas tecnol�gicas… lo definitivo es otra cosa.

A pesar de todo, seguiremos provocando esta vor�gine. No en vano, es el pan de nuestras familias. �Qu� ser�a de los consultores si no tuvi�semos algo nuevo, cada cierto tiempo, para vender? �Y de la prensa especializada, si no pudiese exprimir esa novedad para rellenar sus revistas y art�culos?. Igual las empresas se dan cuenta de que no somos tan necesarios… y eso no vamos a permitirlo, �verdad?

ACTUALIZACI�N: movido por el acertado comentario de Eduardo, he decidido cambiar el t�tulo del post de «Moda literaria» a «Moda editorial». M�s adecuado, porque de literario parece que tiene poco…

6 comentarios en “Moda editorial”

  1. Muy de acuerdo contigo, y gracias por una reflexi�n tan honesta. Me gustar�a ver algo parecido en algunos gur�s/consultores de la reingenier�a, que achacan siempre sus fracasos a sus clientes.

    De todas formas, creo que las organizaciones no est�n preparadas para prescindir de consultores, justifiques su intervenci�n con la moda que sea. Tu post encaja con lo que comentaba sobre la literatura de gesti�n en un un post sobre los «gur�s» que no s� si has le�do:

    http://estratega.typepad.com/estratega/2004/10/gurs.html

    Me gusta tu blog

    Mart�nez – estratega.com

    Responder
  2. Desde mi (reciente) incorporaci�n a esto de la Blogosfera, ESTRATEgA es uno de mis «Favorites» por su contenido, su estilo y su trasfondo, raz�n por la que tu comentario me resulta tan reconfortante. Espero hacer que cada d�a guste m�s mi Blog, y ESTRATEgA es un excelente (aunque a a�os luz) espejo en el que mirarse.

    En cuanto al tema del post, no puedo estar m�s de acuerdo en que los consultores somos necesarios («el mal necesario», dir�a), aunque me confieso deseoso de que la profesi�n transite a ser algo m�s «honesto», artesanal y vocacional, y menos negocio de «charlat�n», que creo que hay mucho de eso.

    Respecto a los gur�s… tengo mi propia teor�a del «guruato» que expondr�, dios mediante, en pr�ximas fechas…

    Gracias y un cordial saludo,

    Responder
  3. Una vez m�s estoy completamente de acuerdo. Con respecto a la literatura, cualquier c�digo de barras es m�s interesante que el C�digo Da Vinci (con la excepci�n de El Club Dante, que tampoco vale gran cosa, todo lo que nombras es basura). Y con respecto a la consultor�a, no es m�s que un simple «mercado avanzado», como tantos otros en los que la diferenciaci�n es clave (�no viste aquel anuncio que dice que para vender algo siempre hay que ponerle la palabra «nevo» delante?).
    Un saludo afectuoso.

    Responder
  4. Quiz�s sea eso lo m�s preocupante: que la relaci�n existente entre «C�digo Da Vinci» y literatura es la misma que encuentro yo entre gran parte de la consultor�a que se suele hacer y lo que considero verdadera consultor�a de nivel..

    En cuanto al t�tulo del post… quiz�s deba cambiar «moda literaria» por «moda editorial». M�s apropiado, seguro…

    Responder

Deja un comentario