Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


2 comentarios en “Nuestro español bosteza”

  1. El vacío está más bien en los hábitos diarios, poco emprendedores en el sentido general del término, de planificación, de nuevos aprendizajes…
    El drama de miles de personas afectadas por ERE es insoslayable, pero la responsabilidad es de todos, también de quienes durante años han tenido una nómina segura y alta en muchos casos debidos a la «antiguedad», y no se han ocupado lo más mínimo de recualificarse, de organizarse, de mirar otras opciones por si acaso.
    Insisto, a toro pasado ya no hay mucho que hacer salvo apoyar a los que estén en esta situación, pero quizás debamos aprender la lección para el futuro, de nuevo.
    El victimismo es la otra cara del bostezo. O su consecuencia.

    Responder
  2. La situación laboral es uno de los ámbitos a los que se puede aplicar, pero podríamos extenderlo a muchos otros ámbitos de la sociedad… al final, te da por pensar que aquélla España deprimente y deprimida de finales del XIX contra la que se rebeló la generación del 98 no está tan lejos.

    Responder

Deja un comentario