Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Paso del Blogday

El 3108 es el BlogDay (uno de tantos, no sé por qué me da la sensación de que es «blogday» varias veces al año…) porque se supone que el 3 es como una B, el 1 como una l, el 0 como una o y el 8 como una g. Bueno, más o menos y según como lo pintes… puede valer.
El caso es que se supone que durante ese día había que buscarse blogs «raritos» (que no se encuentren en tu circuito habitual y que, a ser posible, sean bien diferentes de ti) y recomendarlos.
Yo he pasado. Por pereza, fundamentalmente. Pero también por algo más profundo. Lo sé de sobra. Somos finitos. Hay un porrón de blogs por ahí, blogs que nunca podré ni siquiera conocer ni mucho menos leer y mucho menos seguir. Hay millones de libros que jamás podré leer. Miles de películas que no podré disfrutar. Miles de lugares que no podré visitar y de los que nunca oiré hablar, millones de personas interesantes con las que nunca podré hablar.
Así que, para evitar semejante pensamiento desasosegante, prefiero pensar que la blogosfera son mis decenas de blogs que sigo en Bloglines y, como mucho, hacer descubrimientos pero poquito a poco, nada de en masa.

Deja un comentario