Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Rasgo de D�ficit de Atenci�

Leo en Harvard Deusto Business Review un art�culo del psiquiatra Eward M. Halowell sobre el «rasgo de d�ficit de atenci�n», o ADT. El autor lo diferencia del transtorno de d�ficit de antenci�n o ADD (enfermedad vinculada a disfunci�n cerebral que requiere de tratamiento), aunque tienen caracter�sticas comunes. Y afirma que es nuestro modo de vida actual, lleno de est�mulos y de decisiones, de presi�n y de velocidad, el que lo causa.
Los s�ntomas m�s relevantes (a ver, hipocondriacos del mundo, preparados) ser�an cierta tendencia a la distracci�n, desasosiego interno e impaciencia. Alguien que padezca ADT suele presentar dificulatades para organizarse, establecer prioridades y administrar su tiempo… lo cual, enfrentado al volumen de tareas diario, degenera en un comportamiento autoritario, brusco, apresurado, falto de sentido del humor…
�Alguien se reconoce? Debo confesar que yo un poco, sobre todo en la parte de la distracci�n, el desasosiego, la impaciencia… bueno, si me pongo a mirar, en casi todo.
Por lo que parece, la explicaci�n fisiol�gica de este trastorno viene derivada de que el exceso de est�mulos externos y demandas laborales provocan «miedo» (como si nos enfrent�semos a un animal salvaje), y ese miedo hace que la parte del cerebro que regula las acciones de superviviencia y las emociones b�sicas tome el mando, anulando en gran medida la parte del cerebro que regula el «funcionamiento ejecutivo»: toma de decisiones, planificaci�n, organizaci�n y an�lisis de informaci�n, priorizaci�n, gesti�n del tiempo, etc. Este «modo de supervivencia» que da respuesta al miedo, de gran utilidad cuando existe una amenaza f�sica y real, se convierte en un obst�culo cuando la amenaza es m�s «virtual».
As�, cuando m�s lo necesitamos (cuando tenemos que responder a m�ltiples requerimientos), nuestro cerebro se bloquea e impide que funcione la parte que nos permitir�a hacer frente a ello. Nos convertimos as� en un tenista que ante la avalancha de golpes del contrario, lejos de poner sus mejores caracter�sticas para responder, se limita a devolver pelotas como buenamente puede. L�gicamente, as� es imposible ganar…
El art�culo menciona algunas estrategias para manejar el ADT desde este punto de vista fisiol�gico: fomentar las emociones y comportamientos positivos en el entorno de trabajo (una forma de reducir el miedo y por lo tanto alejar el peligro de que la parte «b�sica» del cerebro se ponga al mando), cuidar f�sicamente el cerebro (una buena dieta, un descanso adecuado, ejercicio que libere sustancias beneficiosas para �l) y una cierta disciplina en las costumbres laborales que eviten que los est�mulos y los requerimientos alcancen el nivel de «miedo».
Mira que lo pienso veces: al fin y al cabo, somos unos pobres animalitos que nos exigimos demasiado.

9 comentarios en “Rasgo de D�ficit de Atenci�”

  1. Hace un tiempo le� un art�culo sobre el mismo tema en Harvard Business Review. No s� si ser� el mismo traducido (de todas formas, si te interesa lo busco, que lo tengo en PDF y te lo mando).
    Cuando lo le� me sent� bastante identificado, sobre todo en una de las cosas que dec�a: cuando la gente que lo tiene se enfrenta a una �nica tarea, que adem�s le abrurre, su rendimiento baja hasta m�nimos, sin embargo cuando tiene muchas cosas que hacer y son interesantes rinde por encima del 100%. Adem�s pon�a alg�n ejemplo de un ejecutivo de una l�nea aerea que lo ten�a.
    Igual no es el mismo, porque chocha un poco con lo de las pelotas de tenis que cuentas… voy a buscarlo a ver si lo tengo por ah�…

    Responder
  2. Efectivamente me siento identificado. Y yo pensaba que eran los primeros s�ntomas de Alzheimer y estaba aprendiendo a resignarme.
    A ver si resulta que lo que estoy es «acojonao», mi am�gdala ha dado un golpe de estado y es mi cerebro de reptil el que est� al mando ah� arriba.
    Pues cas� que prefiero esta opci�n de la ADT a la del Alzehimer, aunque suene mal, parece reversible.

    Responder
  3. Oscarm, es la eterna pregunta… �me corto las venas, o me las dejo largas?
    Gonzalo, puede que sea el mismo art�culo. Aparte que lo del tenis es «morcilla» m�a… el art�culo menciona que cuando se tiene el ADT (la enfermedad) no todo son rasgos negativos (falta de concentraci�n, etc.), tambi�n los hay positivos (tienes arranques de «genialidad», momentos de concentraci�n y creatividad absolutamente fuera de lo normal, etc.).

    Responder

Deja un comentario