Mi valoración de Hipertextual

Llevo toda la tarde diciéndome «deja ya el tema de Hipertextual, que tampoco te va ni te viene». Pero es que es divertido :).
Todo el mundo se cuestiona «cuánto vale Hipertextual» después de la operación (sin cifra) de Varsavsky. Eduardo ya ha dicho que «no lo puede decir», así que no será fácil que la cifra trascienda. Por lo tanto, sólo nos queda hacer cábalas…
Esteban ha organizado una «porra» en la que yo creo que se ha quedado corto en la escala. Y sí, me voy a mojar, aunque Eduardo ya me ha dicho que no he acertado. Pero voy a decir los «por qués» y, si a alguien le apetece, los discutimos.
Páginas vistas de Hipertextual en septiembre: 8 millones. El único dato real que tenemos.
Estimaciones: un CPM medio de 2 euros (teniendo en cuenta su volumen y la tipología de publicidad que ponen), un ratio de beneficios sobre ingresos del 40% (se supone que reparten el 50% a los editores, no? Y algo pagarán al pobre Arturo, los servidores, etc…), y un «price-earning ratio» de 20 (las empresas del IBEX están entre el 10 y el 20… el rango superior ya cuenta con crecimientos a futuro, pero también con la mayor prima de riesgo y de falta de liquidez)
Con esto, nos salen unos ingresos mensuales de 16.000 euros, beneficios mensuales de 6.400 y anuales de 76.780, que con un PER del 20 se va a los 1.536.000 euros de valoración global, de donde el 10% son 150.000
Estas son mis hipótesis y mi valoración. Anda que no se lo tienen que estar pasando bien los Hipertextuales del demonio… 🙂

Sobre Hipertextual y Varsavsky

No puedo evitar comentar la inversión de Varsavsky en Hipertextual, red de blogs. Pero empecemos por el principio.
No soy Hipertextual. Hay algo en el comportamiento de estos chicos que no encaja conmigo. El trato que he tenido a nivel individual con algunos de ellos ha sido cordial, agradable… se puede discutir con ellos tranquilamente… no tienen la cabeza mal puesta… pero sin embargo, cuando se ponen a «hacer el Hipertextual» me saturan sobremanera. Lo digo sin acritud, es una cuestión totalmente subjetiva, hay a quien le gusta ese tipo de comportamiento y hay a quien no, y yo soy de los segundos. Pero tampoco soy beligerante, simplemente cuando noto que entran en ese cargante rollo «hipertextual» doy dos pasitos para atrás y listo.
Hay más. No sólo no soy Hipertextual, es que soy Weblogs SL. Desde el principio (hace ya dos años y medio largos) Julio y demás me dieron impresión tanto en público como en privado de ser sensatos, prudentes, con la cabeza bien amueblada… no diré que me siento «plenamente identificado» (a estas alturas de la vida yo sólo me siento plenamente identificado conmigo mismo) pero desde luego estoy muy cómodo en la órbita de Weblogs SL.
Digo estas dos cosas porque sin duda podrían aportan dos sesgos importantes a mi visión de la jugada. Por un lado, la operación está siendo una excusa (como si les hiciera falta :P) perfecta para liberar grandes dosis de ese «rollo hipertextual» que tan poco me gusta, lo cual podría llevar a alguien a pensar que digo lo que digo simplemente porque «soy anti-hipertextual» (cosa que ya he dicho que no soy). Y por otro lado, alguien podría ver en mis argumentos un cierto «despecho de competidor». Creo que lo que voy a decir está libre de esos sesgos, pero nadie podrá decir que no soy consciente de que pueden existir.
Dicho esto, el análisis en cinco pinceladas:
Se ha desvelado que Varsavsky compra el 10% de la empresa, pero no cuánto ha pagado por ese 10%. Es decir, no hay una valoración de la empresa. ¿Vale mucho? ¿Vale poco? ¿En cuánto se estiman los beneficios futuros de la compañía? Sin eso, poco hay que discutir. Por lo tanto, no se puede decir ni que sea una «buena noticia» ni una «mala noticia» en términos de valoración de la empresa (aunque se intente vender como tal).
Varsavsky es un tipo mediático y con contactos. Prueba de ello es que ahí está la noticia, en El Mundo, El País… mi sensación es que el hecho de que el inversor sea Martin Varsavsky y no Pepitodelospalotes hace que la noticia se infle, cuando su importancia en términos reales sería exactamente la misma. Por lo tanto, ese sesgo de «hype» también hay que eliminarlo a la hora de poder hacer un análisis sosegado.
Que Varsavsky invierta en un proyecto… ¿es indicador del posible éxito del mismo? Ahí están otras de sus inversiones como tumblr, dopplr, netvibes… ¿cuántos euros generan esos proyectos de beneficio actualmente? Tampoco se puede decir que invierta en proyectos consolidados como «refrendo» de la gestión… hace nada invirtió en Seesmic, una empresa que lleva 30 días funcionando… En definitiva, mi visión es que Varsavsky tiene una estrategia de inversión de portfolio, de «invierto unas perrillas («perrillas» desde su punto de vista de millonario) en varios proyectos a ver si en alguno suena la flauta…». De hecho, creo que puestos a analizar, Hipertextual igual es quien tiene un modelo de negocio más evidente de todas sus inversiones. Por lo tanto, vincular «inversión de Varsavsky» con «triunfo»… desde luego es mejor que invierta a que decidiese no hacerlo (porque significa que algún potencial de triunfo percibe), pero nada más.
Temo que haya quien «analice» esto en términos de «si Varsavsky invirtió en Hipertextual en vez de en WSL…». Más allá de que son dos modelos de negocio similares, creo que hoy por hoy no tiene sentido comparar WSL con Hipertextual, pese a que se suelan meter en el mismo saco… tomemos la magnitud que tomemos.
En todo caso, seguro que el dinerito (sea mucho o sea poco) le viene muy bien a Hipertextual si, como entiendo, va destinado a engrosar las arcas de la empresa y no las de sus socios. Dinero para reforzar su estructura y así poder hacer más cosas interesantes. Además, el apadrinamiento de Varsavsky seguro que les abre unas cuantas puertas. Son dos armas con potencial para dar un buen impulso a Hipertextual, pero ahora es cuando hay que hacer uso de esas armas, que es lo difícil.
En fin, que el efecto que esta operación pueda tener en el escenario competitivo lo iremos viendo a lo largo de los meses, cuando se hayan pasado los fuegos artificiales y la «semana del orgullo hipertextual».