Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Al EBE sin ordenador

Sé que es muy «de blogger» eso de llevarse el PC a todos lados… pero honestamente, ¡es un coñazo! Las potenciales ventajas de tener el ordenador a mano palidecen completamente ante el engorro de andar cargando con él (por poco que pese, pesa), de andar preocupado de dónde lo dejas y dónde no… por no hablar del tiempo que dedicas a usarlo en vez de a disfrutar de la gente con la que coincides. El ordenador lo tienes todos los días, a la gente no.
Así que, amiguitos, yo dejo el ordenador en casa. Me voy con el móvil que me vale para las cosas básicas, y quizás meta las cámaras de fotos y vídeo para sacar algún recuerdo. En todo caso, me las ingeniaré para que todo quepa en una de esas bandoleras perfectamente portables que ni te destrozan la espalda ni te ocupan las manos.

7 comentarios en “Al EBE sin ordenador”

Deja un comentario