Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


Es solo un momentito

Real como la vida misma:

Yo recuerdo haber sufrido a un jefe que cada vez que intentabas hablar con él no solo cogía todas las llamadas que le pasaban por el fijo y las del móvil, sino que al hacer amago de salir del despacho te hacía gestos para que te quedaras. Al final, una cuestión que se podía haber resuelto en 10 minutos me llevaba más de una hora. ¿Realmente el mejor uso que se podía hacer de mi tiempo era permanecer en el despacho del jefe hojeando revistas?

Borja Prieto

4 comentarios en “Es solo un momentito”

  1. Me suena…
    He tenido muchos jefes así, y siempre era por dos causas:
    1) No sabían delegar. Como no confiaban realmente en su equipo, sentían en su interior que debían atender todas y cada una de las llamadas que les hicieran, «por si acaso es urgente».
    2) Sentían que no merecían su puesto. El miedo, más que otra cosa les hacía contestar cada llamada, «no vaya a ser que no me encuentren, se lo digan a fulanito y …»
    Realmente, más allá de qué lo cause, es una falta de respeto para con los demás, ya sea en el trabajo, o en una reunión social.

    Responder

Deja un comentario