Hay demasiadas cosas importantes que ni el Morsa, ni la Chusa ni el Engañabaldosas me enseñaron nunca. Por eso tengo una lista de correo, donde hablo de todas esas cosas que te ayudan a trabajar mejor y a vivir mejor


El turno de tarde

Siguiendo con el tema de los turnos, me comentaban en esta misma fábrica que el turno de tarde (el que va desde las dos del mediodía hasta las 10 de la noche) era el preferido por los jóvenes. Y es que es un turno muy goloso si te gusta la fiesta: trabajas, a las 10 sales de currar y te vas de marcha. Duermes toda la mañana, te levantas a mediodía, comes algo y hala, a currar otra vez.
Obviamente esto es sólo para los verdaderos «hardcore» de la fiesta, esos que gustan de salir entre semana. Pero haberlos haylos, y no son pocos. En el peor de los casos en los que no se salga, siempre puedes disponer de la noche para estar tranquilamente en casa sin miedo a trasnochar un poquito, y si necesitas hacer «recados» tienes toda la mañana para ello.
Por supuesto, este turno es difícilmente compatible con una vida social que no transcurra de noche, claro. Pero oye, ¡cada uno le saca sus ventajas!

Deja un comentario